¿Qué era el famoso ‘Monstruo Verde’ de Opel?

Razones no les faltaban a quienes le pusieron el nombre a este coche mítico de la marca alemana Opel. Y es que este modelo se hizo famoso no solo por su tamaño, sino también por la cantidad de carreras que ganó y el miedo que infundía en sus rivales. Esta es la historia de uno de los coches más famosos de la historia de las carreras.

 

Pero para entender bien la historia del ‘Monstruo Verde’ debemos remontarnos más aún en el diseño de los motores y su importancia en el mundo de la automoción. En 1913 Opel desarrolló su nueva generación de coches de carreras cuyo peso estaba limitado a 1.000 kg, pero que en su interior contenía la joya de la potencia de la época. Un motor de 4,5 litros y 110 CV con un cárter de aluminio y un único árbol de levas en la culata se convertía en el primer motor Opel de combustión interna con cuatro válvulas por cada cilindro.

 

Y fue precisamente este motor el precursor del corazón del ‘Monstruo Verde’. Durante el siguiente año la marca alemana desarrolló todavía más este motor consiguiendo una potencia de 260 CV gracias a las cuatro válvulas y los 12,3 litros del motor. De hecho, a pesar del tremendo tonelaje del ‘Monstruo’, unos 2.000 kilos de peso, podría lanzarlo a una velocidad máxima de 228 kilómetros por hora.

 

Esta combinación de peso y potencia hizo que su piloto oficial de la época, Calr Joerns, lograra la mayoría de sus victorias con este coche, especialmente en las carreras celebradas en las playas de la isla danesa de Fanø.

 

Posteriormente, como explican desde Opel, “las cuatro válvulas por cilindro se pasaron de moda en la industria del automóvil en los años 20 del siglo pasado y no volvieron a reaparecer en competición hasta finales de los años 50”.

 

Sea como fuere, el “Monstruo Verde” pasó a la historia de la automoción como uno de los vehículos míticos que marcaron un antes y un después.

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar