Casas de bambú contra el calentamiento global

casas-bambu-intarticulo

 

El bambú es una excelente alternativa al uso de materiales más contaminantes en la construcción, como el hormigón o el ladrillo por varios motivos: la planta en sí es un sumidero de CO2, es cien por cien reciclable y en su proceso de producciones consume menos energía y agua en comparación con otras industrias utilizadas en la edificación (madera, metal, hormigón, etc.).

 

El proyecto está basado en la plantación de bambú como vehículo de absorción de CO2 atmosférico y como material de construcción sostenible para sustituir materiales que tienen una huella de carbono mucho más alta. Entre todas las especies de este vegetal se ha elegido el Bambú gigante, Guadua angustifolia kunth, proveniente de Colombia, pues permite elaborar paneles y elementos para la construcción óptimos.

Como explica Francisco Gallo, perteneciente al proyecto, "el sistema supone la transformación de la caña de bambú en un material moldeable con el que construir elementos prefabricados permitiendo el levantamiento de edificios con gran rapidez".

La utilización de bambú no es para nada casual. El crecimiento de la planta permite preservar el suelo, el agua y la biodiversidad, además de capturar CO2 durante su crecimiento. De este modo, al utilizar bambú en lugar de otros materiales, se consigue reducir el consumo de agua y energía, estimulando además la fijación de CO2 (transformación del CO2 en materia orgánica) y quedando almacenado como viviendas y edificios.

Beneficio ambiental, económico y social

Este proyecto tiene otros aspectos destacables, tanto en el plano económico como social. La utilización de esta materia prima permite impulsar el desarrollo de industrias locales de manera sostenible, fomentando la economía local y generando empleo allí donde se construyen.

Como explican los propios desarrolladores del proyecto, éste se basa en tres ejes básicos: por un lado, promover la plantación sostenible y eficiente de bambú para secuestrar carbón de la atmósfera; por otro, la utilización de esta materia prima en lugar de otras con una mayor huella de carbono (acero, pvc, hormigón, etc.); y finalmente, la comercialización de los bonos de carbón que generen las dos actividades anteriores.

El proyecto BambHaus fue ganador del premio "Reduciendo los niveles de CO2 en la atmósfera: ¡nuestro reto tecnológico!" de 2008, otorgado por la Fundación Altran para la innovación por su triple beneficio al medio ambiente: económico, social y medio ambiental.

Etiquetas: calentamiento global

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar