Nuevos materiales inspirados en las pinzas del camarón mantis

El camarón mantis, Gonodactylus smithii, golpea a sus víctimas con dos apéndices que utiliza como si fueran martillos.

 

De hecho, este animal consigue con ellos aceleraciones superiores a los de una bala del calibre 22, suficiente para resquebrajar las conchas y caparazones de los crustáceos y moluscos de los que se alimenta.

 

Es más, estos permanecen intactos tras miles de violentos encontronazos. Ahora, un equipo de investigadores cree que es posible imitar la estructura de estas armas naturales para mejorar la resistencia de todo tipo de objetos, desde aeronaves a chalecos antibalas.



En un ensayo publicado en la revista Acta Biomaterialia, David Kisailus, profesor de Ingeniería en la Universidad de California, en Riverside, explica que en una zona de la endocutícula de los citados apéndices, las fibras se organizan en capas dispuestas en forma helicoidal.

 

En esencia, funcionan como un sistema de absorción de impactos. Para comprobarlo, los científicos construyeron distintos modelos realizados en fibra de carbono y resina epoxi y los sometieron a distintas pruebas. De este modo, averiguaron que los que seguían el diseño natural de los camarones mantis resistían mejor los golpes y compresiones que incluso los que suele emplear la industria aeroespacial.

 

Foto: Carlos Puma

Etiquetas: tecnología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar