Nanopartículas de oro para reducir la contaminación del agua

La unidad de Tecnologías Químicas del Instituto Tecnológico Metalmecánico (AIMME) ha desarrollado un filtro integrado por nanopartículas de oro que elimina los contaminantes orgánicos persistentes (no degradables) de las aguas industriales. Este innovador método de depuración reduce en gran medida la contaminación del agua por metales pesados y minimiza el impacto del sector metalmecánico sobre el medio ambiente.


En la actualidad, las empresas utilizan técnicas fisico-químicas como la precipitación para el filtrado de los contaminantes. La nueva tecnología supone una mejora en la captación de los metales, especialmente cuando se encuentran en concentraciones bajas. También permite la recuperación de los componentes útiles que pueden reutilizarse tras el proceso de filtrado, como los lodos que se generan en las depuradoras de fertilizantes agrarios. Esta innovación es especialmente útil para las industrias del sector metalmecánico, es decir, las industrias que fabrican maquinaria para otras industrias, cuyas aguas necesitan tratamientos especiales para su depuración.


Las nanopartículas de oro son partículas microscópicas de tamaño menor a 10 nanómetros, es decir, a 10 mil millonésimas partes de un metro, que constituyen un área de intensa investigación científica. Tienen una amplia variedad de aplicaciones potenciales en los campos de biomédicos, ópticos, y electrónicos, como las de anticonceptivo masculino, detector de proteínas infecciosas en la sangre y catalizador en la fabricación de formaldehído sin producir residuos.

Etiquetas: aguatecnología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar