¿Qué pasará cuando todos tengamos vehículos eléctricos?

proyecto-g4vEléctricas de toda Europa se han unido en el proyecto G4V (Grid for Vehicles) con el objetivo de evaluar el impacto a gran escala de la implantación del vehículo eléctrico y su infraestructura. Durará 18 meses y costará casi cuatro millones de euros... La única española inmersa en el proyecto es Endesa.

Una de las principales apuestas a nivel europeo para reducir el impacto del transporte sobre el la atmósfera y el planeta es el uso generalizado de los coches eléctricos. Para llevar a buen puerto esta idea, los fabricantes de automóviles están innovando continuamente para llegar a los clientes antes que nadie. El primer golpe sobre la mesa lo ha dado el Toyota Prius, con su silencioso motor eléctrico, aunque el primer coche totalmente eléctrico que se comercializará a gran escala es el Nissan Leaf, durante este mismo año. La revolución eléctrica ya está en marcha pero, ¿qué pasará cuando la mayoría de los ciudadanos dispongan de un coche eléctrico? ¿Qué impacto tendrá en la economía y la industria eléctrica? ¿Qué tipo de infraestructuras se pondrán a disposición de los conductores?

Todas estas dudas y muchas otras son las que pretenden abordar las empresas inmersas en el proyecto Grid for Vehicles (G4V). Su objetivo, además de evaluar el impacto a gran escala de la implantación del vehículo eléctrico en la infraestuctura de red eléctrica, es definir las recomendaciones a partir del año 2020.

Vehículos eléctricos en toda Europa

En el proyecto participan las principales compañías eléctricas de Europa: Endesa (España), Enel (Italia), RWE (Alemania), EDF (Francia), EDP (Portugal) y Vattenfall (Suecia). Cada una se encargará de estudiar un sector. Por ejemplo, Enel y Endesa se encargarán conjuntamente del estudio del impacto en red y en del desarrollo de las comunicaciones y sistemas para la carga de los vehículos. Dentro de un año y medio se publicará un informe con las conclusiones.

De momento, en Málaga, acaba de tener lugar la primer reunión sobre el proyecto, en la que se han sentado las primeras bases del mismo. Realizar esta primera sesión en la ciudad andaluza no es una casualidad. Málaga es la ciudad donde Endesa desarrolla el proyecto SmartCity y se lleva a cabo el proyecto europeo Green eMotion de movilidad eléctrica.

El futuro de la energía es todavía incierto, pues existen diversas alternativas al petróleo: coches de pila de hidrógeno, vehículos eléctricos, etc. Lo único evidente a corto plazo es que cada vez se desarrollan más iniciativas que posicionan al coche eléctrico como el gran competidor de los combustibles fósiles en materia de transporte.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar