¿Árbol de qué...?

Hace años, el carburador no sólo era un componente imprescindible en la mayoría de los motores de gasolina, sino un factor determinante de su rendimiento. No era lo mismo tener uno o dos, o un carburador sencillo o uno de doble cuerpo. Hoy, sin embargo, sólo se utilizan avanzados sistemas de inyección de combustible para determinar la proporción exacta de aire/gasolina que debe entrar en los cilindros a cada instante.

Válvulas más eficientes. ¿Podría ocurrir lo mismo con el árbol de levas? ¿Desaparecerá de los motores de combustión? Este otro icono de la mecánica automovilística, encargado de abrir y cerrar las válvulas para que entre en los cilindros el combustible enviado por los inyectores y dejarlo salir una vez extraído su poder energético, podría estar en vías de sustitución por un sistema electromagnético de accionamiento de las válvulas.

Menos consumo, más fuerza. Los equipos hoy en desarrollo sólo se centran en las válvulas de admisión. Su principal ventaja frente a los más evolucionados árboles de levas actuales es que ofrecen casi infinitas posibilidades de apertura, durante más o menos tiempo y a más o menos altura. Fiat Powertrain y Valeo son las más adelantadas en esta muy esperada tecnología camless. La primera anuncia mejoras de entre un 10% y un 15% en par motor a bajo régimen, consumo y emisiones de CO2; la segunda podría alcanzar el 20%. Estarán en el mercado respectivamente en 2009 y 2012, y prometen ser una auténtica revolución.

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar