El futuro de la ciudad ¿motos o coches?

prototipogm-en-v-interiorartculo

 

El concepto EN-V, desarrollado por General Motors (GM) pretende dar una visión innovadora y futurista de la movilidad urbana. Los crecientes problemas de tráfico y aparcamiento en las ciudades ha llevado a la marca a crear esta mezcla de electricidad y conectividad que se exhibirá en la próxima Expo de Shanghái 2010.

 

Antes del año 2030 las áreas urbanas albergarán a más del 60 por ciento de los 8.000 millones de habitantes del planeta. Esto ha llevado a GM a diseñar un innovador concepto de vehículo, el EN-V, acrónimo de Electric Networked-Vehicle (vehículo eléctrico conectado). En prototipo mantiene el principio básico de la movilidad personal a la vez que apuesta por la reducción de emisiones contaminantes gracias a que no lleva un motor de combustión.

Se trata de un vehículo eléctrico de dos plazas diseñado para solucionar problemas relacionados con la congestión del tráfico, la disponibilidad de aparcamiento, la calidad del aire y que sea asequible para las ciudades del futuro.

Existen tres modelos del EN-V en Shanghái que, según explican desde GM, "Representan tres características que realzan la naturaleza del transporte del futuro: Jiao (orgullo), Miao (magia) y Xiao (sonrisa)". Estos vehículos conceptuales se exhibirán del 1 de mayo al 31 de octubre en el Pabellón SAIC-GM de la Exposición de Shanghái 2010. Se espera que Shanghái se erija como uno de los epicentros de la fundación de soluciones para la movilidad personal del futuro.

Innovadora tecnología

El vehículo de concepto EN-V se ha inspirado en el P.U.M.A. (Personal Urban Mobility and Accessibility), un prototipo desarrollado conjuntamente por GM y Segway que fue presentado en abril de 2009. Se propulsa mediante motores eléctricos en las dos ruedas que usa en modo de conducción. Se trata de una tecnología empleada originalmente por GM en su vehículo conceptual Hy-wire, presentado en el Salón del Automóvil de París 2006.

Los motores, además de facilitar la potencia para la aceleración, también controlan la frenada y la parada. El radio de giro también se ha reducido drásticamente en comparación con los vehículos convencionales actuales, lo que permite al EN-V «girar en un adoquín».

Las baterías de iones de litio permiten que el motor sea de "cero" emisiones. La recarga se puede efectuar mediante conexión directa a una toma eléctrica doméstica convencional, y permite al EN-V recorrer un mínimo de 40 kilómetros. Además, el EN-V mejora la eficiencia de la infraestructura eléctrica pública, ya que puede comunicarse con la red eléctrica para determinar el mejor momento para recargar en función del consumo general.

Tecnologías GPS

Mediante la combinación del sistema de posicionamiento global (GPS) y las tecnologías de comunicación entre vehículos y percepción de distancias, el vehículo de concepto EN-V se puede conducir tanto de forma manual como autónoma.

Su modo de funcionamiento autónomo promete reducir la congestión del tráfico, ya que permite al EN-V seleccionar automáticamente la ruta más rápida en función de la información del tráfico obtenida en tiempo real. También aprovecha las comunicaciones inalámbricas para crear una «red social» que conductores y ocupantes pueden emplear para comunicarse con amigos y contactos profesionales mientras se desplazan por la ciudad.

Esta combinación de tecnología de los sentidos, comunicación inalámbrica y navegación por GPS establece un pilar técnico cuyos elementos podrían migrar del vehículo de concepto EN-V y posiblemente servir de referencia para sistemas avanzados de seguridad para vehículos en el futuro.

Comunicación entre vehículos

La posibilidad de comunicarse con otros vehículos y con la infraestructura podría reducir drásticamente el número de accidentes de tráfico. Mediante sistemas de cámaras y sensores basados en vehículos, el EN-V puede «percibir» el entorno y reaccionar rápidamente ante obstáculos y cambios en las condiciones de conducción. Por ejemplo, si un peatón se cruza en el camino del vehículo, el EN-V podrá frenar y

El EN-V está diseñado pensando en la velocidad y las distancias recorridas por los conductores urbanos de hoy en día. Pesa menos de 500 kilogramos y tiene cerca de metro y medio de longitud. En comparación, un automóvil típico actual pesa más de 1.500 kilogramos y mide tres veces más. Además, requiere más de 10 metros cuadrados para aparcar, y pasa el 90 por ciento del tiempo estacionado. Las dimensiones reducidas del EN-V y su mayor maniobrabilidad permiten aparcar cinco vehículos EN-V donde sólo cabe uno actual.

Como explicó el Director de Diseño Avanzado de GM Norteamérica, Clay Dean, "el EN-V incorpora notables innovaciones en cuanto a tecnología y materiales, lo que ha ofrecido al equipo de diseño un mundo nuevo que explorar" a lo que añadió que "gracias al uso de estructuras, materiales y controles integrados de bajo peso, hemos podido crear formas superficiales únicas que no suelen encontrarse en aplicaciones automovilísticas".

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar