Entrevista a Juan Luis Polo: ¿cómo serán los trabajos del futuro en Internet?

Juan Luis Polo es CEO de Territorio Creativo y autor, junto a su hermano Fernando, de “Socialhoolic” (Ed. Planeta), un libro sobre marketing en medios sociales que se ha convertido en un referente y ya va por la quinta edición. Hemos hablado con él sobre empleo e Internet, marca personal y redes sociales. Su intervención en el último Congreso Iberoamericano de Redes Sociales, iRedes, donde estuvo hablando sobre generación de empleo en Internet con Julio Alonso, dejó indiferentes a pocos. 


Muy Interesante: ¿Qué sectores de Internet van a demandar empleo en los próximos años?

Juan Luis Polo: Definir sectores tiene en estos momentos cierta complejidad. Porque hay cosas que hemos llamado de una manera y ahora llamamos de otra, aunque lo que se esté haciendo por debajo tenga bastante que ver. Está cambiando la “etiqueta” que le ponemos. Pero todo lo que tiene que ver con tecnología va a seguir teniendo mucha demanda. Por ejemplo: desarrollo de software. En España no hay tanta gente que sepa hacerlo.
Otro nicho importante es todo lo que tiene que ver con negocio. Las empresas no queremos oír hablar de redes sociales, ni social media, ni entusiastas de los social media. Queremos que nos hablen con la “N” de negocio. Acumular experiencia sobre cuáles son las buenas prácticas que han dado resultado y extrapolarlo para otras empresas será una fuente de trabajo segura. Todo lo que tiene que ver con nuevas tecnologías y negocio en Internet permite a las empresas ser más competitivas, lo que hace que las empresas sigan teniendo interés en invertir ahí.

Muy Interesante: Y, de los empleos que genere Internet, ¿cuáles estarán bien remunerados?

Juan Luis Polo:  La pregunta es, ¿qué es a día de hoy un empleo bien remunerado? ¿Que te permita vivir? ¿En qué sociedad? Porque con lo que te pagan aquí podrías vivir como un rey en otra sociedad. El problema es que no puedes estar disociado entre un sitio y otro.

Si pienso en cómo es mi empresa, Territorio Creativo, que sigue creciendo, que sigue subiendo los sueldos todos los años y da bonus por productividad, por efectividad etc, estará bien remunerada la gente que sepa tener una interface magnífica con clientes, que sepa empalizar con ellos y ponerse en sus zapatos, y que conozca el sector en el que se mueve. Un perfil tipo consultor. Los clientes nos piden ahora que pensemos cómo pueden sacar rendimiento a su día a día. Y ahí entra una persona que tenga esa capacidad de entender al cliente, cuidarle, y al mismo tiempo posea un bagaje que le permita generar mapas sobre cómo debería moverse ese cliente para alanzar sus objetivos. Esa persona estará muy bien remunerada. Dentro de ese ámbito, los que tienen que ver con  programación de software, desarrollo, análisis…

Otro campo en el que va a haber una demanda feroz es en el análisis. No pensemos en analistas de bolsa. Pensemos en gente que está recogiendo conversaciones o información, que se mueve por Internet, y es capaz de recoger toda esa información, esto que se llama “the big data”, tabularla y devolvérsela al cliente convertida en una indicación de por dónde debe ir, no en una recopilación de datos o en un informe de números y datos.

Las empresas piensan: “Perfecto: yo estoy monitorizando, estoy rastreando, pero lo que me devuelven, ¿para qué me sirve?”. Por eso los perfiles de analistas van a coger una fuerza imponente. Es la gente que venía, por ejemplo, de Google Analytics. Que es capaz de interiorizar los números para dar una respuesta.

Muy Interesante: ¿Desaparecerá alguna figura profesional? Se ha hablado mucho, por ejemplo, de la extinción de los community managers.

Juan Luis Polo:  El community manager es la figura más apaleada de un tiempo a esta parte. En Territorio Creativo escribimos en 2009 un pequeño informe en colaboración con AERCO sobre esa figura, que en aquel momento era completamente opaca para todos. Nadie sabía qué hacía una persona con ese perfil. Después de investigar, recabar datos y entrevistar a muchas personas, de lo que fuimos conscientes es de que esa persona es imprescindible. Si una compañía quiere tener vinculación con una comunidad y formar parte de ella, una persona que sea la voz de la compañía hablando con otras personas en redes sociales es imprescindible. Ahora, la cuestión es: ¿esa persona tiene que estar fuera, tiene que estar en una agencia? ¿Es una figura que contratas por horas y ya está? Nuestra conclusión fue que esas personas terminarán estando, sí o sí, en las compañías que trabajan en redes sociales. No serán externos.


Muy Interesante: A la hora de buscar trabajo, ¿qué elementos no pueden faltar en una buena estrategia de marca personal?

Juan Luis Polo:  El elemento básico de cualquier marca personal es que lo que eres, es lo que deberías vender en Internet. Creo que hay mucha gente que vende lo que no es. El problema es que puede entrar en una empresa o conseguir un cliente, pero el reto, al minuto siguiente, es conseguir el éxito que te has comprometido a lograr para esa empresa precisamente por haber dicho que eras quien eres, y ahí puedes tener un problema. Convirtámonos en un catálogo. Somos un catálogo, para lo bueno y para lo malo. Potenciemos las partes buenas que tenemos, no obviemos lo malo, no engañemos a nadie, pero sobre todo, tenemos que entender que somos parte de una comunidad. 

Si creemos que los mejores defensores de una marca son los clientes, que en un momento determinado son los que entran a defender la marca que les gusta, pensemos en los mismos términos en nosotros. A mí me gustaría que otra gente hable bien de mí, por mi profesionalidad, por cómo he generado una relación con él, y que sea él el que en un momento determinado esté hablando bien de mí. Es mucho más creíble y mucho más eficaz.

Así que en términos de marca personal, ¿qué no pude faltar? Transparencia absoluta, no intentar vender lo que no somos, y yo diría que la marca personal no es algo aislado, en realidad es alguien que está conectado con otras personas que le están ayudando a conseguir esa idea de profesionalidad que quiere vender.



Muy Interesante: ¿Qué podemos hacer si queremos modificar sustancialmente nuestra marca personal en redes sociales? Pensemos en estudiantes que acaban de terminar la carrera, profesionales que quieren cambiar de actividad, gente que inició su andadura de manera un poco inconsciente en redes sociales y ahora quiere crear una identidad digital más sólida o incluso borrar ciertas huellas de su pasado …

Juan Luis Polo: Dos cuestiones básicas con respecto a borrar: yo no creería a una persona que opta a un puesto en mi compañía si no tiene actividad social más allá de “qué bueno soy, hago esto, hago lo otro” y no tiene una foto tomándote una copa con unos amigos. Si no tienes amigos, campeón, yo tengo un problema contigo. En las películas americanas, tu aparición en aquella manifestación de paz y amor te impide llegar a congresista. Bueno, de eso tendrán que preocuparse los americanos, no nosotros. Y dicho esto, yo creo que son diferentes estadios.

Estudiantes terminando su carrera y saltando al mercado laboral: lo primero que tienen que hacer es leer. Leer como si no hubiera mañana. Coger toda la información que puedan, asimilarla, convertirse en esponjas, para poder generar su propio contenido. La base de una persona que quiere crear una marca personal es el contenido que genera. Lo más difícil de escribir no es escribir, eso está chupado. La parte más difícil es leer, leer las cosas adecuadas, generar una idea de contexto y ser capaz de plasmarla en un papel.

Como el tema de la marca personal tiene mucho que ve no con lo que digo que soy, sino con lo que otros están diciendo de mí, tengo que generar cosas que a otros les parezcan muy interesantes y serán otros los que hablen de mí, así que en el primer estadio es muy importante aferrarse a ser capaz de conocer, escribir contenido, relacionarse con otras personas.

Otro cantar son las personas cuya vida profesional se ha truncado, algo que está pasando mucho. Gente de 40 y tantos años que está saliendo de grandes corporaciones y tienen que empezar de 0. La edad y una serie de circunstancias les lastran. Diría que aquí es al contrario: tienen que ser capaces de extractar todo ese bagaje que tienen y pensar por primera vez que tienen que hacerlo solos. Tienen que apropiarse de la realidad. Y, por supuesto, no tratar de borrar su pasado.


Muy Interesante: Ser emprendedor implica con frecuencia asumir el chip de estar conectado 24 horas, estar preocupado y ocupado con el trabajo permanentemente. ¿Merece la pena?

Juan Luis Polo: La pregunta es, ¿acaso queda otra opción? El modelo de puesto laboral como lo conocemos, como lo construyó Franco bajo el Estatuto de los Trabajadores del año 57 está boqueando como un pez fuera del agua. Así que no sé si merece la pena tener ese chip activado. Pero lo que no merece la pena es seguir amarrado a un barco que se hunde. En estos días, los barcos se están hundiendo y la gente coge una cadena y se amarra. Y se hunde con el barco. ¿Cuál es la esperanza? ¿Que como sigo yo aquí esto no se va a hundir? ¿Que tenía unos derechos adquiridos? Mi opinión personal: En esta vida es mejor decidir uno mismo que que otros sean los que deciden por ti. A todos nos gusta tomar decisiones. Otra cosa es que luego nos guste la responsabilidad adquirida por las decisiones tomadas.

Etiquetas: internettecnologíatrabajo

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar