Sistema Kurata de obtención de biocombustibles

gasolina-kurataHace unos años, en el Instituto de Ondas Cuánticas de Kobe (Nihon Quantum Wave Research) en Japón, a través de la Fundación Kurata, crearon el conocido Sistema Kurata, un novedoso método para producir biocombustibles a partir de aceites, biomasa residual, plásticos y cualquier material con carbono e hidrógeno. Te explicamos cómo funciona.

A partir de materias primas como biomasa residual, aceites industriales usados, plásticos y, en definitiva, cualquier materia que contenga carbono e hidrógeno se puede producir combustible de manera rentable y eficaz. Estas materias primas se emulsionan con agua activada previamente, para después producir un fenómeno llamado hidrocracking en un reactor, donde acaba evaporándose la mezcla. Estos gases se introducen en un catalizador para descomponer las cadenas carbono-hidrógeno para posteriormente recomponerlas en largas cadenas de hidrocarburos. Esta reacción se induce a través de "un catalizador metálico que rompe las cadenas modificando el movimiento ondulatorio que poseen" explican desde Cardiles Oil Company, propietaria de la patente del proceso Kurata en nuestro país.

Pero los coches no consumen combustibles en fase gaseosa, por lo que el siguiente paso es la condensación, produciéndose un hidrocarburo sintético en forma líquida. Posteriormente, para que los vehículos puedan utilizar el gasoil o gasolina utilizados, debe limpiarse el hidrocarburo por fuerza centrífuga.

Movimiento ondulatorio

Como explican en Cardiles Oil Company, "el petróleo pesado y el plástico residual, por ejemplo, están formados por una gran cantidad de átomos de hidrógeno y carbono. Estos compuestos pueden dividirse en moléculas más pequeñas con la elasticidad propia de las ondas cuánticas y del giro magnético. Si estas moléculas más pequeñas se introducen en un catalizador que tenga la frecuencia y el movimiento ondulatorio del petróleo ligero, pueden formar petróleo ligero".
De este modo, la técnica permite descomponer compuestos pesados en moléculas más pequeñas para después volver a unirlas y crear el compuesto que se desee. El molde del catalizador empleado en el proceso es la clave, pues se diseña en función del combustible que se quiere obtener.

 

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar