Una bolsa de energía en el fondo del mar

bolsa-energiaLa compañía canadiense Thin Red Line Aerospace está llevando a cabo un proyecto único en su especie: colocar en alta mar una bolsa gigante llena de aire comprimido a una profundidad de 600 metros. Con ello conseguirían almacenar la energía renovable eólica marina producida y no utilizada en ese mismo momento.

Las energías renovables tienen un problema básico, como cualquier otra energía: deben consumirse en momento en que se producen. Por esta razón, cientos de investigadores de todo el mundo están avanzando para conseguir almacenar toda la energía renovable que se produce en horas de poca demanda para luego utilizarla en horas punta. Es el caso del profesor Seamus Garvey, de la Universidad de Nottingham, que apoyado por la compañía eléctrica alemana E.On está desarrollando un curioso proyecto para aprovechar la energía eólica marina.

El sistema se basa en una gran bolsa de aire comprimido (CEAS, Compressed Air Energy Storage) anclada al fondo marino a unos 600 metros de profundidad. Los aerogeneradores proporcionarían la electricidad necesaria para comprimir el aire en este globo gigante, que se mantiene comprimido gracias a la propia presión del mar. No flotaría gracias a los anclajes y cuando hiciera falta, el propio aire comprimido movería una turbina que produciría energía en los momentos necesarios, básicamente en horas punta.

Anclado a mucha profundidad

Como explican desde Thin Red Line en relación a la importante profundidad a la que debe anclarse el globo de almacenamiento, "a esta alta profundidad la presión asegura la densidad de almacenaje de mucha energía, la presión constante independientemente del volumen de la bolsa y una presión compatible con la alta eficiencia de la tecnología de las turbinas existente". La CEAS que tienen pensado comercializar en Thin Red Line Aerospace tiene un volumen de 600 metros cúbicos.

El globo gigante diseñado por el ingeniero de la compañía Maxim Jong permite desplazar 40 toneladas de agua aunque su peso no supere los 75 kilos. Esta tecnología se ha desarrollado gracias a un tejido especialmente desarrollado para ello, el Vectran, que tiene una capacidad de carga de 250 toneladas. El diseño de esta bolsa de energía basada en una estructura hinchable está siendo investigada también pos los científicos de la NASA.

 

Etiquetas: innovación

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar