El laboratorio de telecomunicaciones de Apple

antena-apple-lab

 

Después de los serios problemas que ha tenido el iPhone 4, de las consecuentes disculpas y regalos por parte de Steve Jobs y de la reducción de la credibilidad sobre sus aparatos, Apple contraataca. Han abierto las puertas de su laboratorio de pruebas de telecomunicaciones y han explicado como no es un problema exclusivo de sus productos.

 

Apple ha gastado más de 100 millones de dólares en el desarrollo de su laboratorio de pruebas de cobertura y de diseño de antenas. Así lo afirman rotundamente en su página web, intentando paliar de este modo el efecto negativo que han tenido las cientos de críticas por el funcionamiento incorrecto del indicador de la señal y la señal real. Además, en una sección específica han demostrado como no es un problema exclusivo del nuevo iPhone, sino que lo sufren también otros smartphones de distintas marcas (Samsung, HTC, BlackBerry, etc).

El problema, según apuntan desde la compañía de la manzana, reside en la antena y su conectividad. La antena del iPhone 4 se sitúa en la esquina inferior izquierda, lo que provoca, al coger el teléfono de una determinada manera, interferencias al contacto con la mano. De este modo, en zonas de baja cobertura la mano provoca que la señal termine por desaparecer.

En cualquier caso, desde Apple aseguran que "nuestros ingenieros han dedicado miles de horas a diseñar y probar el iPhone 4 para conseguir la tecnología más puntera". Y es que según explican, en la mayoría de las antenas, la densidad y la composición de la mano humana puede producir una atenuación de la señal mayor que con otros materiales.

Redes inalámbricas, Bluetooth e incluso GPS

"Apple nunca lanza un producto sin probarlo previamente" han apuntado desde la compañía de la manzana. Y el lugar para realizar este tipo de pruebas es este laboratorio. Gracias a sus 17 cámaras de simulación consiguen reconstruir situaciones en su interior como si estuvieran en espacios abiertos: desde antenas de cobertura de móvil hasta redes inalámbricas, Bluetooth e incluso satélites GPS.

De hecho el iPhone 4, antes de su lanzamiento, se probó en diversos escenarios, ambientes y condiciones. "Los ingenieros gastaron miles de horas en ciudades de Estados Unidos y de todo el mundo comprobando la calidad de la cobertura, de las llamadas, etc. en zonas de baja y alta cobertura, en hora punta, en zonas de alta población, en zonas urbanas, etc.".

Ir al Especial Novedades Apple 2010

 

 

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar