El antídoto contra las radiaciones

Las radiaciones y actínidos liberados por armas o accidentes nucleares pueden tener sus días contados gracias a esta píldora.

La exposición accidental a altas dosis de radiación, como la que puede liberarse en un accidente en una planta nuclear o en determinados experimentos científicos puede provocar lo que los médicos conocen como enfermedad por radiación. Hemorragia nasal, desmayo, nauseas, vómitos, quemaduras en la piel, ulceraciones en el estómago y cáncer son algunos de sus síntomas que pueden degenerar en la muerte de la persona afectada. Las herramientas con las que cuenta la medicina para combatir el envenenamiento radiactivo son limitadas, pues una vez que la radiación se “cuela” en el cuerpo, resulta muy difícil “echarla” del organismo.

 

Investigadores del Laboratorio de la Radiación perteneciente a la Universidad de California, popularmente conocido como Berkeley Labs, están desarrollando un tratamiento que podría administrarse en forma de píldora y que se ha mostrado eficaz en experimentos con cultivos celulares y animales de laboratorio.  

 

Las armas y los accidentes nucleares generalmente liberan actínidos un grupo de elementos radiactivos, como el plutonio, el uranio y el curio, que se encuentran en la parte baja de la tabla periódica y que, una vez que entran en el organismo emiten radiación durante décadas. El equipo de científicos dirigido por la química Rebecca Abergel ha creado moléculas, basadas en agentes quelantes, con unos brazos que se unen de forma eficaz a los actínidos para formar grandes y estables complejos químicos –quelatos­– que resultan fáciles de expulsar por el organismo.  

 

Abergel ya tiene la autorización de la FDA, la Agencia de Drogas y Alimentos estadounidense, para llevar a cabo los primeros ensayos en humanos.

 

Imagen: Dahlia An, Lawrence Berkeley National Laboratory

 

Etiquetas: innovación

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar