¿Cuántos tipos de ensalada verde existen?

La base de la gran mayoría de las ensaladas suele ser una verdura cruda de hoja verde. Hasta hace no muchos años, en la gastronomía española eso se reducía prácticamente a la clásica lechuga, Lactuca sativa, que se puede consumir todo el año.

 

Hoy, en el mercado cada vez se encuentran más variedades de este vegetal: hay lechugas de tipo beluga –de cogollo apretado y denso–, romana –largo y suave–, francesa –redondo y mantecoso–, batavia –más suelto–, trocadero –de hoja grande y fina, y color verde oscuro– e iceberg –robusta y crujiente–. También las hay de hoja rizada, de hoja de roble, de cogollitos, little gem...

 

Pero en la actualidad, se han sumado a la lechuga otros vegetales que enriquecen las opciones de degustar una rica ensalada verde. Parientes de la lechuga dentro de la familia de las asteráceas son la escarola –que puede ser lisa o rizada, la más común–, la achicoria y las endivias.

 

Una planta muy de moda en los restaurantes es la rúcula, de punzante sabor y tres clases, conocidas como oruga, roqueta y jaramago.

 

También tienen mucho tirón los canónigos, Valerianella locusta, planta herbácea que se recoge en su variedad silvestre o en las de cultivo –verde de Louviers, Holanda y corazón lleno, con forma de roseta–, así como los berros, que pertenecen a la familia de las crucíferas. Igualmente se emplean en crudo para hacer ensalada las hojas de las espinacas y de las acelgas.

Etiquetas: alimentación

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar