Crean una 'segunda piel' flexible, reflectante y a todo color

Se trata del primer dispositivo de este tipo en todo el mundo. ¿Cómo funciona?

Un equipo de científicos de la University of Central Florida (EE.UU.) ha logrado desarrollar una innovadora técnica para crear una pantalla reflectante ultradelgada, flexible y a todo color. Se trata del primer dispositivo de este tipo en todo el mundo y ha sido recogido esta semana por la revista Nature Communications.

 

Esta nueva técnica ha permitido diseñar una pantalla ligera, flexible y que no requiere de fuente de luz para su funcionamiento: parece una segunda piel que simula el mecanismo de animales expertos en camuflaje como los camaleones o los pulpos.

 

“Cualquier pantalla fabricada por el hombre, ya sea LCD, LED, CRT... es rígida, frágil y voluminosa. Pero si te fijas en un pulpo, ves que puede crear colores en su misma piel, una pantalla que cubre todo su cuerpo, de contornos muy complejos, y que es, además, estirable y flexible. Y ese es nuestro objetivo: ¿Podemos inspirarnos en la biología y crear una pantalla que sea como la piel?”, explica Debashis Chanda, líder del estudio.

 

Inspirándose así en la naturaleza, los científicos diseñaron esta piel reflectante con una delgadísima capa de cristal líquido colocaba sobre una nanoestructura metálica capaz de absorber algunas longitudes de onda y de reflejar otras. De esta manera, los colores que se reflejan, esto es, los que percibimos los que miramos, pueden controlarse a voluntad mediante la regulación de una pequeña corriente eléctrica que interactúa con las moléculas de la capa de cristal líquido y las ondas de plasmones de la superficie de la nanoestructura metálica.

 

A diferencia de otros dispositivos anteriores que podían mostrar un abanico bastante limitado de colores, esta pantalla puede “jugar” con cualquier tipo de color con un tamaño 15 veces más delgado que un cabello humano.

 

Las aplicaciones futuras para esta piel reflectante son tan variadas como accesibles. Podríamos contar con ropa que cambiaría de color a voluntad (y cualquier tipo de textil o plástico igualmente) o pantallas para móviles u ordenadores completamente flexibles, delgadas y livianas.

 

“Tu camuflaje, tu ropa, tus complementos de moda. Todo eso podría cambiar. Para qué necesito 50 camisetas en mi armario si puedo cambiar a voluntad el color y los dibujos de una sola?”, explica Chanda.

Etiquetas: innovacióntecnología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar