Cibercucarachas al rescate

Al igual que las cucarachas, un nuevo robot biomimético puede "aplanarse" para poder penetrar en zonas de muy difícil acceso.

Las cucarachas son capaces de introducirse a través de grietas de menos de medio centímetro de alto. Para ello, pueden reducir la altura de su estructura anatómica a la mitad en menos de un segundo, pero incluso en ese estado consiguen reorientar sus patas para desplazarse a gran velocidad. Las capacidades de estos insectos han inspirado el diseño de un nuevo robot que, cuando esté plenamente desarrollado, podrá colarse a través de los huecos dejados por rocas u otro tipo de escombros y, por ejemplo, localizar a personas atrapadas en lugares de difícil acceso. 

Un equipo de investigadores de la Universidad de California, en Berkeley, coordinados por el experto en Ingeniería mecánica y Ciencias de los materiales Kaushik Jayaram, ha ideado este ingenio a partir de un concienzudo estudio de la cucaracha americana,  Periplaneta americana, una de las especies más grandes –mide hasta 5 centímetros– que colonizan nuestras ciudades.

El robot, que es aproximadamente dos veces más grande que su modelo natural, puede doblar sus patas de forma parecida a como lo hacen estos animales sin perder movilidad. El dispositivo, denominado CRAM –siglas del inglés Compressible Robot with Articulated Mechanisms–, cuenta con una especie de escudo plástico que emula la forma y estructura de las alas de la cucaracha.

En un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, Jayaram y sus colaboradores indican que cuando se comprimen, el exoesqueleto de estos insectos les permite resistir fuerzas que equivalen a unas 900 veces su peso corporal sin sufrir daño alguno –para una persona, serían como unas 90 toneladas–. 

"En el caso de producirse un terremoto, por ejemplo, los equipos de emergencia que lleguen en un primer momento tienen que saber si la zona en la que se han producido los derrumbes es estable. Para confirmarlo, se pueden enviar robots a reconocer el área. El problema es que la mayoría de ellos no pueden introducirse entre los escombros", señala Robert Full, un profesor de Biología integrativa de la Universidad de California que también ha participado en el ensayo.

"Nuestro robot es solo un prototipo, pero, en el futuro, podría utilizarse un enjambre de estos dispositivos para que penetraran a través de cualquier fisura y así localizar posibles heridos y los mejores puntos por los que llegar hasta ellos", indica Full.

Imagen: PolyPEDAL Lab UC Berkeley / T. Libby, K. Jayaram, P. Jennings

Etiquetas: biologíarobotsterremotos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar