Bienvenidos a Wifilandia

Bienvenidos a WifilandiaLas redes inalámbricas se extienden por todas partes

La comunicación del futuro no admite ataduras. El potente desarrollo del Wi-Fi nos permite navegar por internet desde cualquier lugar, por tierra, mar y aire. La tecnología sin hilos se salta los límites.

Por Juan Manuel Daganzo


Los habitantes de Seattle, en Estados Unidos, están increíblemente conectados: una nutrida red inalámbrica les da acceso a internet desde cientos de puntos de su ciudad. En España también hay lugares desde los que acceder a la Red a través de dispositivos con capacidad Wi- Fi, pero la mayoría de las veces es un reto repleto de dificultades y gastos. En las elecciones autonómicas y municipales de 2007 llovieron las promesas políticas para dotar a las ciudades de zonas con conexión inalámbrica gratuita. Algunas se han llevado a cabo; por ejemplo, desde los parques y plazas de la población madrileña de Leganés ya pueden navegar hasta 6.000 usuarios al mismo tiempo.


Una plaga tecnológica que se transmite por el aire

Bienvenidos a WifilandiaVarias capitales españolas ya han dado el gran paso a la cobertura total. La pionera fue Málaga y la última ha sido Lérida, la primera provincia catalana en ofrecer estos servicios, "con un punto de conexión por cada 100 habitantes, cuando en Nueva York es de un punto por cada 400", afirma su alcalde, Ángel Ros. En la vecina Andorra, el Wi-Fi gratuito, disponible en cinco plazas, se extiende por el país, con nodos en las bibliotecas, las plazas y las paradas de autobús. El último logro es el de las universidades. Durante el próximo curso 1,3 millones de alumnos, 90.000 profesores y 40.000 empleados de 44 centros universitarios españoles contarán con conexión gratuita sin cables. El sistema -con un presupuesto de 7,8 millones de euros- permitirá compartir bases de datos entre 400 universidades de 32 países europeos.

Para llegar a esta situación es necesario contar con partners tecnológicos. Gran parte del auge del wireless es culpa de la joven compañía española FON, con el apoyo del gigante Google y la creciente Skype. Gracias a ella, numerosos ayuntamientos de nuestro país están abriendo los ojos a los beneficios del acceso gratuito a internet. La filosofía de FON es sencilla: son los usuarios -o los ayuntamientos, como los de Málaga y Lérida- quienes adquieren routers especiales -las foneras- por poco más de 30 euros y los instalan en sus edificios. El aparato proporciona dos señales de red inalámbricas. Una de ellas es privada, está cifrada y sólo el propio usuario puede disfrutarla. La segunda señal es pública, convierte el ancho de banda en un punto FON y sólo es accesible para foneros, a través de un nombre de usuario y una clave.
De esta forma se está creando una comunidad Wi-Fi universal y gratuita con más de 150.000 puntos distribuidos por todo el globo, que permite conectarse gratis allá donde haya un FONSpot, desde la Quinta Avenida de Nueva York hasta Chiangmai (Tailandia). En España ya hay casi 41.000 usuarios y cerca de 12.000 puntos de acceso, que prometen multiplicarse


Las operadoras se rinden ante el auge del Wi-Fi

Este año FON y la revista Zero crearon Chueca Wi-Fi, una iniciativa pionera en nuestro país, con una oferta promocional en la que regalaban el router, la antena y la instalación a los vecinos del barrio de Chueca que se integraran en una comunidad FON. Hoy, cerca de 50 establecimientos -bares, hostales, tiendas...- y otros tantos particulares de este barrio madrileño, emblema de la libertad y la convivencia, comparten su conexión sin cables.

Poco a poco, nos ponemos al nivel de nuestros vecinos europeos superando retos y siguiendo ejemplos como los de la City de Londres. Allí el ayuntamiento ha llegado a un acuerdo con el proveedor The Cloud para dotar a Square mile, el núcleo financiero más grande de Europa, con 127 puntos de acceso Wi-Fi. Unos 3 5 0 . 0 0 0 t r a b ajadores podrán acceder a internet fuera de sus oficinas a través de sus portátiles, PDAs y smartphones. Pero no será gratis: 17,6 euros costará la tarifa plana y 6,6 euros la hora.

Y es que acceder de forma gratuita a internet no es lo habitual, a no ser que alguien se aproveche de la señal sin clave de seguridad de un vecino descuidado. Normalmente, en los HotSpots -lugares como hoteles, aeropuertos, gasolineras o cafeterías, con acceso a la Red controlados por operadoras de telefonía- hay que pagar una cuota que no es precisamente barata. Por ejemplo, en sus zonas ADSL, Telefónica.


El WiMax estará en el mercado el año que viene

Bienvenidos a WifilandiaEl Wi-Fi, que surgió como un protocolo de cobertura inalámbrica para interiores, se ha destapado como el gran invento que permite estar conectado constantemente. Un grupo internacional de empresas está desarrollando una nueva generación wireless de alta velocidad de hasta 600 Mpbs, más de diez veces más rápido que el actual, y escalable, es decir, configurable según el número de usuarios. Así, el hecho de que una señal sea compartida por varios no reducirá la velocidad. El encargado de poner en marcha el llamado IEEE 802.11n o Wi-Fi MIMO -Multiple Input, Multiple Output-, es un consorcio de 27 empresas llamado Enhaced Wireless Consortium y el resultado, compatible con los protocolos anteriores, permite la transmisión inalámbrica de vídeo de alta calidad. Pero hay más posibilidades. "Se están haciendo estudios para desarrollar redes basadas en la tecnología WiMax, que ya se conoce como 4G", dice Santiago Arenós, Director Técnico de la empresa española AWA. "Es un protocolo diseñado por un consorcio de unas cien empresas para funcionar en espacios abiertos", afirma. AWA ha conseguido llevar la señal a distancias de 70 kilómetros con una tecnología pre-WiMax. Con este sistema AWA está desarrollando la iniciativa internet rural -www.internetrural. com- para dar acceso a la Red a pueblos sin infraestructuras de redes ADSL.

La instalación puede ser totalmente subvencionada si existen 32 clientes garantizados y suficiente ancho de banda para que se conecten decenas de personas a la vez sin que la velocidad de navegación se vea afectada. Ya se ha llevado a cabo en Cantabria y se está extendiendo por toda España con puntos de conexión alejados entre sí más de 40 kilómetros.


El reto es llegar más lejos y a más usuarios a la vez

Siguiendo la estela de innovaciones, la multinacional Intel ha presentado una red capaz de transmitir datos a una distancia de 100 kilómetros sin cables. Apuesta por países con mercados emergentes e infraestructuras débiles, como Uganda y Pakistán, cuyas comunicaciones se beneficiarían con la instalación de antenas Wi-Fi de recepción y emisión de datos separadas por decenas de kilómetros.
Otra tecnología emergente es la de redes malladas, conocida como Mesh, que se utiliza al aire libre, en parques o plazas. En ella no existe una antena emisora y otras receptoras, sino que todas realizan ambas funciones y se comunican para crear una malla en la que los datos viajan por infinidad de caminos. Este avance ha permitido que podamos acceder a internet desde un avión. En 2008, la compañía estadounidense AirCell instalará en las cabinas de los aviones que hacen rutas domésticas por EE UU un sistema Wi-Fi con el que los pasajeros podrán conectarse a la Red a un precio similar al que p a g a r í a n e n tierra, según la propia compañía. La tecnología está basada en una red de emisores en tierra que se comunican con el aparato en pleno vuelo y al que aporta la señal necesaria.


Se podrá navegar incluso dentro de los barcos

Bienvenidos a WifilandiaY del aire, al mar: la firma española Transmediterránea ya da cobertura vía satélite en sus barcos, una misión complicada porque la estructura de los cascos impedía el acceso de las señales. Por su parte, el consorcio CAR to CAR, en el que intervienen Fiat y Chrysler, desarrolla un sistema para que los coches estén conectados a internet gracias a transmisores en las carreteras. No sólo podrán recibir informaciones de tráfico o de la propia marca, sino avisos de otros conductores o archivos de audio y vídeo. Algo similar ya está funcionando en algunos taxis de Barcelona, que dan la posibilidad de conectarse gratis a la Red durante la carrera con un sistema 3G o UMTS, que está basado en la tecnología GSM. Otro de los sistemas que se está imponiendo es el HDSPA, o banda ancha para móviles de última generación. No importará que no haya redes inalámbricas a nuestro alcance, porque gracias a esta tecnología podremos navegar como si estuviéramos en casa con el ADSL a tope. Según las predicciones de los expertos, los operadores acabarán por ofrecer terminales capaces de conectarse a una red inalámbrica o escoger HDSPA en lugares sin cobertura wireless. El reto es conseguir unas tarifas asequibles y que la red no se cuelgue ante más de diez usuarios en una misma zona.

Ya podemos acceder a internet no sólo desde un portátil, sino desde una PDA o un smartphone. Nokia tiene terminales capaces de sacar fotografías y colgarlas al instante en el portal Flickr o acceder a una cuenta de correo electrónico. La capacidad de dotar de wireless a diferentes aparatos es casi infinita. Así, la empresa norteamericana Seagate Technology ya ha desarrollado el Digital Audio Video Experience (DAVE), el primer disco duro Wi-Fi, más pequeño que una tarjeta de crédito, con una capacidad de hasta 20 GB, 10 horas de autonomía y un alcance de casi 10 metros. ¿Quién dice que en un futuro cercano no veremos cámaras de fotos Wi-Fi o televisores que reciban imágenes con esta tecnología.

Etiquetas: tecnología

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar