Badenes inteligentes

La primera llega desde la empresa mexicana Decano Industries, y consiste en unas bandas reductoras de velocidad que se retraen cuando el vehículo circula por debajo del límite legal de un tramo. La estructura del badén se sujeta al asfalto y la banda de rodadura es de goma para minimizar el impacto, tanto por debajo como por encima del umbral.

Por su parte, la empresa malagueña Badennova, en colaboración con el Centro Tecnológico del Plástico, Andaltec, ha desarrollado unos badenes denominados BIV (Badén Inteligente de Velocidad) que contienen en su interior un material no-newtoniano, en el que las partículas se encuentran habitualmente en movimiento, en estado líquido. En el momento en que reciben un impacto, las partículas se alinean pasando de forma inmediata a un estado sólido. De esta manera, el material permite que si se circula a poca velocidad sobre el badén éste permanezca blando y no cause molestias al vehículo. Pero si se supera velocidad de la permitida, el badén se endurece de inmediato.

Con los badenes inteligentes no sólo se evitarán muchas incomodidades e incluso accidentes que han llegado a provocar los badenes tradicionales. Además será beneficioso para el medio ambiente ya que, según un reciente estudio de la Universidad Autónoma de México, el paso de un coche por un badén obliga al usuario a frenar y volver a acelerar al rebasarlo, y por lo tanto genera más contaminación.

Etiquetas: contaminación

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar