Ayuda al medio ambiente con tu viejo móvil

reciclar-moviles-goodallLos componentes de los teléfonos móviles son peligrosos para el medio ambiente, tanto de manera directa (por los propios componentes del aparato) como de manera indirecta, por la deforestación que provoca la obtención del coltán, un mineral básico en su fabricación. Por eso organizaciones como el Instituto Jane Goodall o la empresa Zonzoo han ideado nuevos sistemas para ayudar a reciclar los móviles antiguos.

En España existen hoy día más de 54 millones de líneas de teléfonos móviles, dato, cuanto menos curioso si tenemos en cuenta que apenas llegamos a los 46 millones de habitantes censados y muchos de ellos son menores de edad. Además, el número de terminales siempre es superior al número de líneas telefónicas debido a los móviles antiguos guardados en los cajones o reemplazados, lo que convierte el mercado de los teléfonos móviles en un potencial contaminador muy importante. Y estos son datos solo en España...

Por eso El Instituto Jane Goodall ha desarrollado una innovadora campaña bajo el lema "Movilízate por la selva" en la cual invita al reciclaje de móviles para proteger los ecosistemas africanos amenazados por la explotación del Coltán. Y es que, este valioso mineral que también se utiliza en ordenadores y videoconsolas, es un mineral que es el centro de los conflictos bélicos en la República Democrática del Congo. Su escasez y alto valor económico produce una minería ilegal que utiliza mano de obra en semiesclavitud y destruye los hábitats de muchas especies como chimpancés y gorilas.

Con esta iniciativa, el Instituto Jane Goodall, junto con la empresa Fonebank, busca ayudar a conservar el santuario de chimpancés en Tchimpounga a través del envío gratuito de los móviles viejos a la institución.

Otras alternativas del reciclaje de móviles

Pero ahí no queda todo. Otras empresas también han desarrollado innovadoras ideas para conseguir que el cambiar de móvil no sea perjudicial para el medio ambiente. Así ocurre con la empresa ZonZoo, quienes compran tu viejo móvil, los arreglan, reciclan sus materiales y los envían a países en vías de desarrollo.

Según explica la directora de la empresa en nuestro país, Susana Álvarez, "se puede ganar de 5 hasta 200 euros, dependiendo del estado en el que se encuentre el móvil". Los objetivos son varios: conseguir que el consumidor sea consciente de que reciclar no es difícil, contribuir al respeto por el medio ambiente y desarrollar mercados emergentes en otros países.

Etiquetas: biodiversidad

Continúa leyendo

COMENTARIOS

También te puede interesar