¿Son comestibles los animales carnívoros?

No hay ninguna razón desde el punto de vista dietético o metabólico para no alimentarse de felinos como leopardos o tigres, cánidos –perros, lobos–, roedores u otros animales carnívoros. Su carne está compuesta de los mismos elementos nutrientes que la de los herbívoros: agua, proteínas, grasas y sales minerales.

 

Si no lo hacemos normalmente, al menos en nuestra tradición culinaria, es porque saldría carísimo criar depredadores únicamente para incluirlos en nuestra dieta, ya que ellos, a su vez, necesitan a diario importantes cantidades de carne para alimentarse. Tampoco parece razonable irse al Serengueti a cazar leones, aparte de que son animales salvajes y agresivos que no parecen muy dispuestos a dejarse domesticar.

 

En todo caso, en nuestra dieta ya figuran de hecho algunos animales carnívoros, aunque no se trata de mamíferos. Son los peces, que se alimentan de otros peces. Por otra parte, en épocas de hambrunas, los seres humanos han recurrido a cualquier solución para sobrevivir. Además, en los hábitos gastronómicos de algunas culturas alejadas de las costumbres occidentales se incluyen insectos, reptiles, como serpientes y lagartos, monos e incluso perros y gatos domésticos. ¿Quién sabe si nosotros mismos los hayamos comido alguna vez aunque sin intención? De ahí lo del gato por liebre.

Etiquetas: alimentaciónsalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS