¿Quién inventó el tiquitaca?

El entrenador vasco José María Maguregui fue el primero en usarlo, aunque fue el periodista Andrés Montes quien lo reinventó.

También te puede interesar: Los efectos hormonales del fútbol

El tiquitaca es un concepto que define la forma de jugar de la Roja en los últimos años y con la que ha impresionado a todo el mundo. No en vano, le sirvió para acumular tres títulos consecutivos: las Eurocopas de 2008 y 2012 y, sobre todo, el Mundial de 2010.

Más aciagos son los recuerdos de la Copa del Mundo disputada hace solo dos años en Brasil, en la que los hombres de Vicente del Bosque cayeron eliminados a las primeras de cambio tras sendas derrotas frente a Holanda y Chile en la primera fase de la competición.

Pero volvamos a asuntos más gratos, es decir, a la pregunta que nos hacíamos al principio: ¿quién inventó el tiquitaca? El tiquitaca es un estilo de juego futbolístico que, a grandes rasgos, consiste en una apuesta por la posesión del balón y el toque, lo que se traduce en pases rápidos y cortos entre los jugadores de un equipo, que a su vez se mantienen en continuo movimiento para buscar el desmarque y facilitar así la rápida circulación de la pelota.

 

Al parecer, el término fue usado por primera vez por el entrenador vasco José María Maguregui, un clásico de los banquillos de los años 80 que apostaba por el fútbol directo, de corte defensivo y muy físico. Maguregui, que entrenó al Espanyol entre 1980 y 1983, se refirió con el nombre de tiquitaca –de tocar y tocar– al fútbol que hacía el Barcelona de entonces, que contaba con jugadores muy técnicos, como Schuster y Landáburu. El vizcaíno utilizó la expresión despectivamente, argumentando que aquel era un juego aburrido.

Sin embargo, cuando el desaparecido comentarista televisivo Andrés Montes volvió a popularizar el término, hacia 2006, lo hizo alabando ese mismo estilo, aunque en una versión más evolucionada, la que ya apuntaba el Barça entrenado por el holandés Frank Rijkaard (2003-2008) y que definió al equipo azulgrana bajo la batuta de Pep Guardiola (2008-2012).

Paralelamente, la selección española de Luis Aragonés (1938-2014) adoptó ese mismo patrón, que más tarde heredaría Vicente del Bosque. Tanto el Barcelona como la Roja rentabilizaron con muchos títulos esa forma de jugar e impresionaron al planeta añadiendo al tiquitaca una fuerte presión al contrario y soluciones de profundidad para llegar con éxito al área contraria. El gol de Iniesta que dio la victoria a España en el Mundial de Sudáfrica 2010 fue la apoteosis del tiquitaca.

Etiquetas: culturacuriosidadesdeporte

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS