¿Qué ventajas tienen los supositorios?

En primer lugar, es el método más directo para combatir trastornos colorrectales, como el estreñimiento y las hemorroides.

 

Además, el paciente puede estar inconsciente o sufrir continuos vómitos, situación en la que le resultará imposible ingerir un comprimido. A algunos bebés también se les resiste la vía oral.


Una razón añadida que compensa la incomodidad de ponérselos es que el fármaco alcanza la corriente sanguínea sin pasar por el estómago, donde se anulan algunos principios activos.

 

Asimismo, evitamos que ciertos medicamentos caso de los antiinflamatorios no esteroideos o AINE, irriten el sistema digestivo.

 

Ya empleados en el antiguo Egipto y Mesopotamia, los supositorios suelen introducirse por el recto, pero los hay asimismo vaginales y uretrales.

Etiquetas: salud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS