¿Por qué tomamos dulce cuando estamos depres?

El azúcar, sugieren las investigaciones, estimula la producción de dopamina, serotonina y otros neurotransmisores vinculados con el bienestar psíquico.

¿Por qué tomamos dulce cuando estamos depres?

La trama de la película Cosas que nunca te dije (1996), la celebrada ópera prima de la directora Isabel Coixet, se inicia con que Ann, la protagonista, encuentra a una mujer llorando desconsolada en el supermercado porque no consigue encontrar el helado que le gusta, como si fuera una adicta que necesitara su droga. ¿Es una exageración?

 

La facultad que tiene el sabor dulce, característico de los pasteles, las tartas o el chocolate, para levantar el estado de ánimo es bien conocida. Y la razón resulta puramente biológica: estos alimentos aumentan los niveles de determinados neurotransmisores –las sustancias encargadas de transmitir información entre las neuronas del cerebro– que funcionan como antídotos de la tristeza y el estrés: la dopamina, la serotonina, la adrenalina...

Un ejemplo: cuando ingerimos azúcar, un aminoácido llamado triptófano penetra en la barrera hematoencefálica –la que protege al sistema nervioso de sustancias nocivas presentes en el torrente sanguíneo– y estimula la liberación de serotonina, hormona fundamental de nuestro organismo que regula el sueño, la digestión, el deseo sexual, el control de la agresividad y el humor, entre otras cosas.

Un estudio de la Universidad de Lovaina, en Bélgica, demostró que esta mejora del estado de ánimo no es puramente subjetiva. Para evitar un supuesto efecto placebo relacionado con la presentación de los alimentos, los investigadores hicieron ingerir azúcar a unos voluntarios mediante una sonda gástrica después de haberles inducido sentimientos de tristeza con música clásica acompañada de rostros melancólicos. Aun así, su estado de ánimo mejoró tras el 'chute'.

Etiquetas: alimentacióndepresiónneurocienciapsicología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS