¿Por qué se construyeron toros alados en Mesopotamia?

Estas grandes figuras estaban llenas de significado para los antiguos habitantes de Oriente Medio.

Originalmente llamados lammasu, guardaban las puertas de muchas ciudades y palacios de las civilizaciones mesopotámicas; en particular, las de los asirios, que fueron quienes los representaron con mayores dimensiones, tal y como podemos contemplar en los museos donde se muestran. Se creía que estos toros con cabeza de hombre –androcéfalos– ahuyentaban tanto a los espíritus maléficos como a los enemigos. Eran representados generalmente en parejas, situados uno a cada lado de la entrada que vigilaban. 

SEGURO QUE TE INTERESA...

La iconografía de estas divinidades mitológicas contiene muchos mensajes. En primer lugar, el cuerpo es de toro porque este animal se asociaba al poder. Su cara podía reproducir la del rey que gobernaba cuando se esculpieron, alusión subrayada por una corona en forma de tiara. Las garras eran de toro o de león, y las alas, de águila o halcón, aves que se vinculaban al sol, como en el antiguo Egipto. 

Según el arqueólogo británico Austen Henry Layard (1817-1894), que excavó los lammasu de Nimrud –junto al río Tigris–, el cuerpo representa la fuerza del animal; las alas, la velocidad de las aves; y la cabeza, la inteligencia humana.

Con una pata de más 

Quizás los toros alados más impresionantes son los ya citados de Nimrud y los de Khorsabad, otra ciudad asiria más al norte, ambas en el actual Irak. Los primeros, hoy en el Museo Británico, se construyeron entre los años 883 y 859 antes de Cristo con unas dimensiones imponentes: 3,50 metros de altura por 3,70 de longitud. Exhibidos en el Louvre, los de Khorsabad son aún más grandes: 4,20 m por 4,36 m. 

Una curiosidad añadida es que todos se esculpían con cinco patas, para conseguir un doble efecto visual: cuando se miran de frente parecen estar quietos, pero de perfil dan la impresión de encontrarse en movimiento.

Imagen (CC by 2.0 / edwin.11): Toro alado del palacio de Sargón II, Museo del Louvre. 

Etiquetas: arqueologíahistoriamuseos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS