¿Por qué nos mareamos más en el asiento trasero del coche?

Un desajuste en el equilibrio produce mareos cuando viajamos atrás. Conviene estar atento al movimiento del coche para evitar esta desagradable situación.

También te puede interesar: ¡Qué mareo!
¿Por qué nos mareamos más en el asiento trasero del coche?

El mareo por movimiento que se produce cuando viajamos en coche, tren, avión o barco –cinetosis o mal de movimiento, según la terminología científica– es causado por un desajuste entre los sistemas visual y vestibular, relacionado este último con el equilibrio y el control espacial. En esencia, el sistema nervioso central recibe mensajes contradictorios de los receptores relacionados con el equilibrio corporal: el oído interno, los ojos y los músculos y las articulaciones de la espalda y las piernas.

Los principales síntomas son vómitos, náuseas y falta de equilibrio producidos por la aceleración y desaceleración del vehículo. En un coche, el oído interno detecta que nos desplazamos, pero si no recibimos información visual de que nos estamos desplazando –por ejemplo, cuando viajamos en el asiento de atrás y solo vemos el interior del vehículo o si vamos mirando una pantalla o leyendo–, las probabilidades de sentirnos fatal son grandes. Y el riesgo aumenta si hay mala ventilación, humos, factores emocionales como el miedo o la ansiedad, o incluso si heredas de tus progenitores los genes que predisponen al mareo, como descubrió el equipo de la genetista Bethann Hromatka, de la Universidad de California en San Francisco.

SEGURO QUE TE INTERESA...

Sentarse más erguido para mantener el eje de visión con un ángulo de 45 grados por encima del horizonte reduce las posibilidades de marearse. En un barco, por ejemplo, para algunas personas es útil evitar fijar la vista sobre las olas u otros objetos en movimiento. Es importante que el camarote esté bien ventilado y salir a la cubierta de vez en cuando para respirar aire fresco. El exceso de alcohol o haber comido mucho antes del viaje o durante el mismo aumenta la probabilidad de sufrir cinetosis o mareo del movimiento. Es preferible beber cantidades pequeñas de líquidos y comidas ligeras con frecuencia durante un viaje prolongado, aunque si se trata de un viaje corto en avión es mejor evitar los líquidos y sólidos y especialmente las bebidas alcohólicas y las que contienen gases. En coche, también funciona la posibilidad de disminuir los síntomas si se fija la mirada en un objeto que no esté en movimiento. A otras personas les funciona cerrar los ojos durante el viaje e intentar relajarse o dormirse. 

Etiquetas: actividad cerebralalcoholojossalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS