¿Por qué es bueno comer espinacas?

 

Es vox populi que las espinacas están cargadas de toneladas de nutrientes con muy bajas calorías. Pero, ¿qué beneficios pueden aportarnos las verduras preferidas de Popeye?

 

Control de la diabetes: la espinaca contiene un antioxidante conocido como ácido alfa-lipoico, que aumenta la sensibilidad a la insulina y evita los cambios inducidos por el estrés oxidativo en pacientes con diabetes.

 

Prevención del cáncer: las espinacas y otras verduras verdes contienen clorofila, que ha demostrado ser muy eficaz para bloquear los efectos cancerígenos de una molécula que se genera cuando los alimentos se cocinan a altas temperaturas.

 

Prevención del asma: el riesgo por desarrollar asma es más bajo en las personas que consumen una gran cantidad de ciertos nutrientes; uno de ellos es el betacaroteno, que se encuentra en las espinacas. También podemos encontrarlo en los albaricoques, el brócoli, el melón o las zanahorias.

 

Disminución de la presión arterial: debido a su alto contenido enpotasio, las espinacas son muy recomendables para las personas con presión arterial alta, con objeto de anular los efectos del sodio en el cuerpo. Otros alimentos ricos en potasio son las patatas, los tomates o las naranjas.

 

Mejora de la salud de nuestros huesos: una baja ingesta en vitamina K ha sido asociada a un mayor riesgo de fractura ósea, por ello, es importante consumir alimentos ricos en vitamina K como las espinacas, que actúan como un modificador de las proteínas de la matriz ósea, mejorando la absorción del calcio y reduciendo la excreción urinaria de calcio.

 

Promover la regularidad intestinal: la espinaca tiene un alto contenido de fibra y agua, y ambas ayudan a prevenir el estreñimiento y, por tanto, a promover un sistema digestivo saludable.

 

Conseguir un pelo y una piel más sanos: las espinacas también contienen mucha vitamina A, que es necesaria para la producción del sebo que mantiene el cabello hidratado y también para el crecimiento de todos los tejidos corporales, incluyendo la piel y el cabello. La espinaca y otros vegetales verdes ricos en vitamina C son indispensables para la construcción y mantenimiento del colágeno, que proporciona la estructura de la piel y el cabello. De ahí que tener déficit de hierro sea la causa más común de pérdida de cabello.

 

Etiquetas: salud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS