¿Por qué es blanco el traje de novia?

Vestir de blanco en la boda es una práctica relativamente reciente. Los matrimonios de la Edad Media eran contratos de intercambio o transmisión de propiedades. En la ceremonia, las novias llevaban un traje más o menos vistoso pero de cualquier color –verde, rojo, azul–, como muestran pinturas de la época.

 

Más adelante, en el cuadro del baile nupcial del duque de Joyeuse con Margarita de Lorena-Vaudémont (1580), se ve a la pareja con vestiduras que no difieren de los de los cortesanos invitados.

 

En 1660, la infanta María Teresa de España iba ¡de negro! el día de su unión con Luis XIV de Francia, y Catalina la Grande de Rusia se casó vestida a la usanza del siglo XVIII, de color plata.

 


La irrupción del blanco se produjo en la Inglaterra del siglo XIX. La princesa Carlota, prima de la reina Victoria, llevaba ese color durante sus esponsales en 1816; el traje se conserva en el Museo Victoria & Albert de Londres.

 

Pero fue en 1840, en la boda de la propia reina con su primo el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, cuando la tradición cobró verdadera fuerza. En parte se debió a la creciente masificación de medios impresos y la naciente fotografía, que contribuyeron a que los retratos y la noticia del casorio de Victoria, que iba de blanco radiante, fueran conocidos por millones de personas.

 


Sin embargo, hubo que esperar al siglo XX para que este color nupcial se convirtiera en una moda popular y llegara a todas las clases sociales de la mayoría de países. Hoy el blanco de boda incluye tonos pastel tales como huevo, crudo y marfil. El vestido de ese color quería significar la pureza e inocencia de la infancia y, por tanto, de la virginidad, aunque actualmente haya perdido ese sentido en la gran mayoría de los casos.

Etiquetas: cultura

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS