¿Los submarinos avanzan más rápido en agua fría o caliente?

Las propiedades del agua que pueden influir en la velocidad a la que se mueve un submarino por el mar son su densidad y viscosidad. Ambas variables dependen de la temperatura a la que se encuentra el líquido elemento.

 

Por suerte para las marinas de los distintos países, el rango de temperaturas del agua en los océanos apenas altera su densidad y viscosidad, por lo que la velocidad del submarino no se ve influenciada por sus fluctuaciones. 


Ahora bien, por principios termodinámicos, el motor que lo propulsa debería ser más eficiente en aguas frías. Esto es así porque todos los motores que convierten la energía calorífica en trabajo mecánico explotan la diferencia de temperaturas que existen entre dos focos de temperatura, uno caliente y otro frío.

 

En este caso, la eficiencia del motor se calcula restando ambas temperaturas y dividiendo el resultado por la temperatura del foco caliente. Si las demás condiciones termodinámicas a las que se encuentra el motor se mantienen iguales, este debería optimizar su rendimiento en aguas a baja temperatura –es el foco frío del sistema–.

 

Pero, al igual que pasaba con la viscosidad, la diferencia obtenida tampoco es significativa. Dicho de otro modo, en teoría, los submarinos navegan mejor en aguas gélidas, pero la ventaja apenas es apreciable.

Etiquetas: ciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS