¿Llueve más sobre suelos secos o húmedos?

Un nuevo estudio ha revelado que la mayor humedad del suelo en una región favorece la formación de lluvia, pero que esta lluvia cae preferentemente sobre los terrenos más secos de esa misma región.

 

La expresión “llueve sobre mojado” ha dejado de tener sentido. Al menos científicamente. Un nuevo estudio publicado en la revista científica Nature Communications ha estudiado el efecto de la humedad del suelo en la ocurrencia de lluvia.

 

Conocer las interacciones que existen entre la atmósfera y la superficie de la tierra son esenciales para conocer el sistema climático, tanto como la influencia de los bosques, las corrientes oceánicas, el deshielo en los polos o las olas de calor. De ahí que un equipo internacional especializado  en climatología haya analizado dicho vínculo analizando los datos globales obtenidos por teledetección de la humedad del suelo, la evaporación y la precipitación.

 

Los resultados obtenidos demuestran una vez más la tendencia del medio natural a autorregularse y buscar la estabilidad. Como explica Diego Miralles, uno de los autores de la investigación, “esta hipótesis implica que la humedad de los suelos tiende por sí misma a homogeneizarse a través de su efecto en la formación de lluvias”.

 

Investigaciones como la realizada por este equipo internacional de científicos permiten a comprender mejor la atmósfera y el clima, un paso esencial para anticiparnos a los cambios climáticos y prevenir medidas de adaptación. 

 

Etiquetas: ciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS