Las cebras usan sus rayas para ahuyentar a los insectos

Un equipo de científicos húngaros y suecos ha descubierto que las rayas les sirven a las cebras para ahuyentar a las voraces moscas del caballo (Tabanus sulcifrons), insectos pertenecientes a la familia de los tábanos que intentan alimentarse de su sangre y transmiten enfermedades. Según explican los autores, estas moscas se sienten atraídas hacia la luz polarizada horizontal porque los reflejos del agua están polarizados, y así les resulta más fácil encontrar de agua donde aparearse y poner los huevos. Pero los tábanos hembra también localizan a sus víctimas guiándose por la luz polarizada que reflejan las pieles oscuras, lo que hace que se sientan más atraídas hacia los caballos negros y marrones que hacia los de pelaje blanco. Este hecho, dicen los investigadores, podría explicar por qué los embriones de cebra empiezan teniendo la piel negra y, antes de nacer, van desarrollando rayas blancas. Se trataría, por lo tanto, de una estrategia evolutiva para resultar menos apetitosas para los insectos.

Para llegar a esta conclusión, los autores del estudio llevaron a cabo una serie de experimentos con moscas del caballo en los que utilizaron paneles con adhesivos coloreados con bandas negras y blancas en distintas proporciones. Y comprobaron que los patrones rayados atraían menos moscas a medida que se volvían más estrechos. Concretamente, el patrón de rayas de las cebras es el que menos atractivo resulta para las moscas, concluyen los autores en un artículo que publica la revista Journal of Experimental Biology.

 

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS