La liga ACB del baloncesto español es menos competitiva que la NBA

La competitividad entre los equipos de la NBA es más constante a lo largo de las temporadas que en la liga ACB del baloncesto español, según un estudio de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria del que se hace eco la agencia SINC.

La National Basketball Association (NBA) de Norteamérica y la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB) de España son dos de las mejores ligas de este deporte en el mundo. Pero según el nuevo estudio, realizado por físicos, la igualdad entre los equipos de la NBA es más constante de un año a otro. El hecho de que la NBA sea una liga cerrada, sin ascensos ni descensos de categoría como ocurre en la española, puede ser uno de los factores que expliquen este comportamiento. "La ACB es abierta y los equipos menos potentes restan competitividad a la globalidad", señala el investigador Juan Manuel Martín, coautor del trabajo, que sugiere la necesidad de diseñar estrategias para cambiar esta situación.

Los autores también destacan las grandes diferencias presupuestarias de los clubes españoles, la elevada dependencia económica en determinados casos con instituciones públicas y la alta volatilidad de sus plantillas como otras posibles causas, además de que algunos tienen varias secciones -baloncesto, fútbol y balonmano, por ejemplo- y no todos los años reparten igual los recursos.

"Pero lo que realmente llama la atención en la liga española, y aunque desconozcamos las causas, es que se produce un descenso de la competitividad cada cuatro años, justo tras la celebración de los juegos olímpicos", destaca Martín. Los datos así lo reflejan para las temporadas 1996-97, 2000-01, 2004-05 y 2008-09, las posteriores a los juegos de Atlanta, Sídney, Atenas y Pekín, respectivamente. Los investigadores observarán si tras Londres 2012 sucede lo mismo.

Respecto a la NBA, el trabajo confirma que la competitividad fue menor a finales de los años ?90, la década de los triunfos de Michael Jordan y los Chicago Bulls. "En aquella época el dominio de los Bulls era espectacular, pero la liga en su conjunto fue menos competitiva, quizás también por el aumento del número de franquicias", señala Yves de Saá Guerra, otro de los autores, del departamento de Educación Física de la ULPGC. Sin embargo, esta situación cambió entre las temporadas 2001-02 y 2006-07, el periodo de máxima rivalidad. Esos años coinciden con la renegociación del límite salarial (salary cap), la cantidad máxima de dinero que cada franquicia de la NBA puede gastar para pagar a sus jugadores. Esta medida evita que solo los equipos con grandes beneficios puedan fichar a los mejores jugadores

Según los investigadores, finalmente el rendimiento de un equipo viene determinado por dos factores estrechamente relacionados: el nivel de los jugadores y el económico. Sin medidas que lo impidan, un presupuesto amplio permite fichar mejores deportistas y confeccionar plantillas equilibradas, mientras que los equipos con menos recursos captan jugadores, en principio, menos brillantes. En consecuencia, sus plantillas teóricamente estarían menos compensadas y serían menos competitivas.

 

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS