¿Subir una cuesta es más fácil al lado de un amigo?

Las pendientes en el camino parecen menos empinadas al lado de un amigo. A esta conclusión llegaron investigadores británicos y estadounidenses tras un estudio con sujetos que fueron invitados a subir una colina solos o acompañados. Lo curioso es que cuanto más duradera era la amistad, menor era la pendiente que percibían los sujetos al final del trayecto. "Hasta la percepción visual del mundo físico cambia cuando hay un amigo cerca", comentaban los autores en la revista Journal of Experimental Social Psychology.

Además, también es mejor ponerse una inyección o curarse una herida en presencia de un amigo. Según un estudio publicado hace algunos años en la revista Psychosomatic Medicine, la percepción del dolor se reduce cuando una persona a la que consideramos cercana está físicamente presente.

 

Etiquetas: psicología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS