¿Se reconocen los monos cuando se miran en el espejo?

Hasta ahora se pensaba que sólo los chimpancés, los orangutanes y los humanos reconocían su propio reflejo en un espejo y hacen muecas mientras se sitúan delante de él para ver cómo cambia su rostro. Pero un estudio publicado en el último número de la revista PLoS ONE por Luis Populin, profesor de Anatomía en la Universidad de Wisconsin-Madison (EE UU), demuestra que un mono macaco rhesus (Macaca mulatta) también puede hacerlo. Además, el estudio le atribuye a este primate la capacidad de realizar acciones que los científicos sólo pueden esperar de animales que son conscientes de sí mismos.

Populin, que estudia las bases neurales de la percepción y el comportamiento, había colocado implantes de cabeza en dos monos macacos rhesus mientras se prepara para estudiar el trastorno por déficit de atención. Entonces, Abigail Raja, técnico en animales del Programa de Formación en Neurociencia, mencionó que uno de los animales podía reconocerse en un espejo pequeño. "Le dije que la literatura científica decía que no puede hacer esto" dice Populin, "por lo que decidimos hacer un estudio sencillo". Para su satisfacción, resultó que la estudiante de posgrado estaba en lo cierto.

En la prueba estándar de la marca, una marca inofensiva se pone en la cara del animal, que sólo se puede ver en un espejo. Si las miradas de los animales en el espejo le llevan a tocar la marca, se dice que es consciente de sí mismo: se sabe así que el espejo muestra su propio reflejo, no el de otro animal. Los macacos rhesus, un pilar de la investigación médica y psicológica, no pasaban habitualmente la prueba.

Pero en el laboratorio de Populin, los monos con las marcas se miraban claramente. Además, mientras otros macacos interpretan el mono que ven reflejado como un intruso y se comportan con agresividad, estos macacos rhesus se dedicaron a examinar zonas de su cuerpo, especialmente los genitales, que nunca se habían visto antes, colocándose en algunos casos patas arriba. Cuando los investigadores cubrieron el espejo de cristal con plástico negro, estos comportamientos desaparecieron, y los monos ignoraron lo que había sido objeto de fascinación.

Etiquetas: neurociencia

Continúa leyendo

COMENTARIOS