¿Qué hay en las entrañas de la Tierra?

¿Cómo funciona la Tierra por dentro? ¿Qué sucede a diario en el manto terrestre, compuesto por materiales semisólidos que fluyen lentamente bajo la fina corteza exterior? Por increíble que parezca esta es la pregunta que va a responder el astronauta de la ESA André Kuipers mediante un experimento realizado bastante lejos de nuestro planeta, concretamente desde la Estación Espacial Internacional, a unos 400 kilómetros de altura. Hasta allí se ha llevado consigo Geoflow, un dispositivo que imita la estructura de un planeta con dos esferas giratorias concéntricas, separadas por una capa de líquido.

La esfera interna representa el núcleo, mientras que la externa actúa como la corteza. El fluido que las separa, objeto de estudio, simula el comportamiento del manto. Libre de la influencia de la gravedad terrestre, el experimento utiliza un campo eléctrico de alto voltaje para simular un campo gravitatorio entre las dos esferas.

André ha podido ver cómo se formaban plumas hidrodinámicas que se elevaban hacia la esfera exterior, tal y como predecían las simulaciones. La teoría de las plumas del manto sugiere que estas columnas de material caliente podrían ser las responsables de la formación de estructuras como las islas volcánicas de Hawái, en el Océano Pacífico.

Los resultados de Geoflow no solo ayudarán a comprender mejor cómo funciona nuestro planeta, sino que también podrían encontrar una aplicación directa en la industria, mejorando el diseño de los giróscopos esféricos, rodamientos o bombas centrífugas entre otros.

 

Etiquetas: Estación Espacial InternacionalTierra

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS