¿Qué es el síndrome de la clase turista?

Cada día son más las personas que cogen un avión para viajar. Según los cardiólogos, la popularización de este transporte ha traído también consigo el aumento de una patología: el síndrome de la clase turista o trombosis del viajero. Consiste en la aparición de síntomas derivados de sufrir una trombosis venosa, habitualmente en los miembros inferiores.

Habitualmente se produce debido a que el poco espacio existente en los aviones para mover las piernas enlentece la circulación venosa. Si el viaje es prolongado, la acumulación en las venas de las piernas puede provocar la formación de un coágulo. Según explica la Fundación Española del Corazón (FEC), una vez que se forma este coágulo puede liberarse a la circulación y provocar una embolia de pulmón, que se manifiesta habitualmente en forma de dificultades respiratorias, taquicardia, dolores en el pecho y, en algunos casos, pérdida de conocimiento.

El síndrome de la clase turista es muy poco habitual en personas que no padecen factores de riesgo, no llegando al 1% de prevalencia. Sin embargo, en aquellos que sufren de sobrepeso, hipertensión, tienen antecedentes cardiacos, se tratan con estrógenos o anticonceptivos orales, presentan una edad avanzada, padecen de enfermedades de coagulación, han sido operados recientemente o consumen alcohol y tabaco, su riesgo de presentar esta patología aumenta hasta un 4% o 5%.

Aunque el síndrome puede darse en trenes, autobuses o coches, suele ser más habitual en los aviones debido a la disminución relativa de la presión barométrica y a la baja humedad dentro del aparato. Para evitarlo, la FEC recomienda levantarse al menos una vez cada una o dos horas para estirar las piernas, evitar cruzar las extremidades mientras permanecemos sentados y hacer ejercicios de estiramiento y contracción de las extremidades durante el viaje.

 

Etiquetas: salud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS