¿Hay relámpagos a 100 kilómetros por encima de las nubes?

En efecto. Hace dos décadas se descubrió un asombroso fenómeno: intensos destellos en la mesosfera, una región de la atmósfera situada a partir de los cincuenta kilómetros por encima del suelo y que se creía carente de actividad. A estos destellos, relacionados con los rayos de tormenta pero situados a decenas de kilómetros por encima de las nubes, se les bautizó como sprites.

Los sprites son eventos luminosos que duran centésimas de segundo y que muestran una parte superior difusa y una región inferior poblada de "tentáculos". Pueden extenderse desde los cuarenta hasta los casi cien kilómetros sobre el suelo y se producen simultáneamente al rayo que los desencadena o con cierto retraso.

Un sprite se produce cuando una nube de tormenta presenta carga eléctrica negativa en la parte inferior y positiva en la superior. Generalmente, los rayos emergen de la región inferior y muestran polaridad negativa, pero en ocasiones surgen rayos con polaridad positiva, mucho más potentes y peligrosos. Estos últimos producen un campo eléctrico que asciende hacia las capas altas atmosféricas y que desencadena el sprite. Para que se produzcan hacen falta varias reacciones químicas que generan electrones libres. Científicos del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) han descubierto ahora que no son dos reacciones, como se pensaba hasta ahora, sino tres (la tercera llamada "desprendimiento asociativo") las que ponen electrones en circulación. Sus resultados se han publicado en la revista Nature Geoscience.

Los sprites constituyen un tipo dentro una amplia familia de fenómenos eléctricos que tienen lugar en la mesosfera, que se conocen como Eventos Luminosos Transitorios (TLEs, por sus siglas en inglés) y entre los que se encuentran también los elves, los halos, los blue jets y los gigantic blue jets.

 

Etiquetas: física

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS