¿Es más sexy el desnudo o la insinuación?

Como recuerda el sociólogo y periodista italiano Francesco Alberoni en su libro El erotismo, tiene más atractivo lo que está relacionado con el misterio, con lo que no se sabe pero se adivina, con lo que todavía no hemos logrado conquistar. También lo ponen de manifiesto los estudiosos de la evolución de la sexualidad en la naturaleza: la finalidad del deseo no es la mera satisfacción de nuestros impulsos, sino la prolongación. Nos seduce aquello que constituye más una meta que un principio.

En el erotismo es muy importante, por lo tanto, la sensación de reto: pensar que hay algo más allá de lo que vemos mantiene encendida la chispa. Además, muchos experimentos han demostrado que los seres humanos tendemos a completar lo que entrevemos. Si percibimos fragmentos de una forma determinada, imaginamos el resto hasta que el conjunto se aproxima a nuestro ideal, a nuestro concepto de perfección. Por todo esto, resulta más excitante un cuerpo convenientemente desvestido que el full monty.






Etiquetas: erotismopsicologíasexosexualidad

Continúa leyendo

COMENTARIOS