¿El caldo de pollo combate el resfriado?

En el siglo XII, el físico y filósofo Maimónidesya recomendaba el caldo de pollo como tratamiento contra el resfriado común. Unos investigadores del Centro Médico de la Universidad de Nebraska (EE UU) han demostrado recientemente que llevaba razón. El fundamento científico es que el caldo de pollo dificulta el movimiento de unas células del sistema inmune llamadas neutrófilos, que acuden a los lugares infectados y liberan enzimas que no solo destruyen virus y bacterias, sino que también fomentan la liberación de mucosidades y atacan a células del propio organismo, provocando la inflamación de los tejidos. De este modo, la sopa de pollo reduciría los molestos síntomas propios de los resfriados, reduciendo la inflamación de la garganta y de las mucosas nasales sin que por ello disminuya la actividad antiviral de nuestro sistema inmune.

¿Cuál es entonces la receta de este alimento apodado "penicilina de la abuela"? Según publicaban los autores del estudio en la revista Chest, debe llevar pollo, cebollas, patatas, zanahorias, nabos, perejil, sal y pimienta. Y los ingredientes deben cocinarse durante al menos una hora.

Otro reciente estudio realizado en Japón ha revelado que la sopa de pollo también ayuda a reducir la presión arterial.

 

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS