¿Cómo consigue el abanico quitarnos el calor?

En los días veraniegos de intenso calor, cuando no sopla una pizca de viento, el sudor se queda adherido a la piel y forma una molesta película de aire húmedo que dificulta la labor de las glándulas sudoríparas. El abanico, así como el ventilador, vienen en nuestro auxilio.

Al abanicarnos, creamos una corriente aérea que remueve y retira el aire humedecido que envuelve la epidermis. Esto facilita la evaporación del sudor y, por consiguiente, hace que sintamos un agradable efecto refrigerante.

Etiquetas: curiosidadespiel

Continúa leyendo

COMENTARIOS