¿Es importante desayunar alimentos con proteínas?

El desayuno de otros países está centrado en el consumo de proteínas. ¿Es mejor que el nuestro?

Nuestras madres no se equivocaban. La primera comida del día es esencial para nuestro organismo. Saltársela puede tener consecuencias tanto en nuestro estado de ánimo como a nivel de salud. Por ejemplo, los  niños que desayunan a diario tienen menores niveles de plomo en la sangre (un 15% menos) que los que se saltan esta comida, afirmaba un estudio publicado en la Environmental Health Journal.

 

Del mismo modo, recientemente un estudio de la Universidad de Missouri (EE.UU.) confirmaba que desayunar alimentos con un alto contenido proteico, como huevos o yogur ayudaba a controlar el apetito. La clave está precisamente en el aumento de la sensación de saciedad que nos aporta este tipo de alimentos.

 

Y es que las proteínas son esenciales de la dieta, no solo en el desayuno. Están formadas por aminoácidos, que funcionan como una especie de "ladrillos" que nuestro cuerpo emplea para producir nuevas proteínas y otras moléculas básicas para subsistir. Así pues, su principal función no es para aportar energía a nuestro organismo, sino estructural.

 

La ingesta diaria recomendada de proteínas ronda 0,8 g por kilo de peso al día en adultos. En niños aumenta a 1,2 gramos por kilo de peso cada 14 horas. Estas cantidades pueden ser incluso mayores en caso de realizar mucho deporte o estar embarazada.

 

Existen muchas maneras de aumentar la cantidad de proteínas en el desayuno: desde comer un puñado de almendras, muesli o un trozo de queso y un huevo duro hasta consumir nuevos productos con una mayor cantidad de proteínas. Las marcas conocen la importancia de estos compuestos para la alimentación, de ahí que hayan lanzado nuevos productos que aumenten de manera natural e inconsciente la cantidad de ingesta proteica. Es el caso de la Leche Pascual Desnatada 0% PRO, con 50% más de proteínas respecto a su versión clásica, es decir 4,8 g por cada 100 ml frente a los 3,1 de la versión desnatada normal.

 

Sea como fuere, parece que los estudios científicos son claros: nunca debemos saltarnos el desayuno y si ingerimos algo de proteínas, mejor que mejor.

 

Etiquetas: alimentacióncuriosidadesdieta

Continúa leyendo

COMENTARIOS