¿Es contagiosa la halitosis?

El mal aliento suele tener su origen en la boca, y no en el aparato digestivo, como antes se creía. Casi siempre se debe a una higiene deficiente o problemas dentales, puertas de entrada a bacterias especializadas en descomponer los restos de comida, mucosas o saliva que quedan pegados en los dientes.

 

Su actividad produce ácidos grasos y compuestos sulfurados volátiles, como el ácido butírico y la putrescina, respectivamente. El sarro y las caries acostumbran a estar detrás de la fetidez del aliento, un mal que padece la mitad de los españoles.

 

Así pues, la halitosis no es contagiosa, aunque teóricamente sea posible transmitir los microorganismos responsables del nauseabundo olor; a través de los besos, por ejemplo. Lo que ocurre es que los pequeños invasores sólo proliferarían en un ambiente de por sí malsano.

 

El dueño de una boca limpia y libre de problemas puede repartir besos sin miedo… siempre que su sensibilidad olfativa se lo permita.

Etiquetas: salud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS