¿Es cierto que leyendo el Quijote se aprende medicina?

El médico Tomás Sydenham (1624 - 1689), apodado "el Hipócrates inglés", recomendaba leer el Quijote a cuantos quisieran aprender medicina. No en vano su autor, Miguel de Cervantes, era hijo de médico y cirujano e hizo gala de sus conocimientos a lo largo de la novela.

Así , en el Quijote, entre otras patologías, describe la litiasis renal («Ciñóse su buena espada que pendía de un tahalí de lobos marinos; que es opinión que muchos años fue enfermo de riñones.»). A la malaria o paludismo hace referencia con la expresión «frío de cuartana». También habla de las lesiones causadas por la viruela («[...] le falta aquel ojo que le saltó de viruelas, y aunque los hoyos del rostro son muchos y grandes […]»). O del «azoguismo» o intoxicación con mercurio (azogue) por contacto o como tratamiento de la sífilis, que producía fuertes temblores.

Y son abundantes las menciones a catarros y enfermedades respiratorias, trastornos de la alimentación, problemas de salud mental, traumatismos, embarazo y menopausia, etcétera.

Etiquetas: curiosidadesliteratura

Continúa leyendo

COMENTARIOS