¿En qué se diferencian suníes y chiíes?

El conflicto desatado tras la sucesión de Mahoma separó los dos ramas principales del islam.

También te puede interesar: "Las guerras entre países podrían desaparecer"

Tras la muerte de Mahoma (632), y en el marco de un turbulento proceso que duró décadas, los musulmanes se escindieron en tres ramas: chiíes, suníes y jariyíes, aunque de esta última solo sobreviven hoy pequeñas comunidades que representan apenas el 5 % del islam. Los primeros reclamaron la preeminencia de una sucesión que comenzaba en Alí, yerno de Mahoma. Según su argumento, el poder debía designarse por gracia divina, y el parentesco familiar era una señal.

Enfrentados a ellos, los suníes aceptaron el mandato de los tres primeros califas tras la desaparición del profeta, pero no el de Alí, asesinado en 661. Defendían que la cabeza visible del islam debía ser un varón de la tribu de quraish, elegido por la comunidad según indicación de la Sunna, el conjunto de preceptos dictados por Mahoma.

En la actualidad, los suníes representan aproximadamente el 85 % de los musulmanes y son mayoritarios en Arabia Saudí, Afganistán, Pakistán, Jordania, Kuwait, Yemen, los Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Túnez, Catar, Libia, Turquía y Siria. Por su parte, los chiíes, que suponen del 10 % al 13 % del mundo islámico, predominan en Irán, Bahréin, Irak, Líbano y Azerbaiyán. El conflicto entre ambas confesiones alimenta en buena medida la inestabilidad que vive hoy Oriente Medio.

Los adeptos a la Sunna veneran a los profetas mencionados en el Corán y, por encima de todos, a Mahoma. Mientras que sus imanes dirigen las oraciones, los ulemas interpretan el Corán y la Sharia –conjunto de normas islámicas–, aunque ambas figuras están subordinadas al Estado. En cambio, para los chiíes, el ayatolá o ayatollah es la máxima autoridad religiosa y política.

Así como los suníes detestan cualquier representación divina, los seguidores de Alí veneran a sus santos y a los doce imanes o sucesores de Mahoma. Según su tradición, el duodécimo imán, Mahdi, desapareció en el año 940 cuando era un niño. Oculto desde entonces, volverá como una especie de mesías redentor.

Etiquetas: curiosidades históricashistoriareligion

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS