¿El estrés crónico aumenta el riesgo de demencia?

Cuando sufrimos estrés prolongado, aumentan los esteroides en sangre, entre ellos de la alopreganolona, uan sustancia derivada de la progesterona que estudios anteriores vinculan con la ansiedad y la depresión. Según ha demostrado Sara K. Bengtsson, de la Universidad Umea (Suiza), esta sustancia acelera el desarrollo del alzhéimer en ratones, que además sufren un deterioro rápido de la capacidad de aprender y de la memoria cuando se incrementa esta sustancias.

Por otro lado, el incremento de esteroides aumenta los niveles de las proteínas beta-amiloides, propias del alzéhimer, que a su vez hacen que las sinapsis –la comunicación entre neuronas- funcionen inadecuadamente, tal y como expone Bengtsson en su tesis doctoral.

Etiquetas: alzheimercerebroestrés

Continúa leyendo

COMENTARIOS