¿De dónde viene la expresión “salir del atolladero”?

Cuando nos encontramos metidos en un embrollo y no sabemos cómo resolverlo, solemos preguntarnos cómo podremos “salir del atolladero”.

 

Esta palabra la define el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) como “estorbo u obstáculo”, y en el Diccionario de Sinónimos encontramos además los siguientes equivalentes: escollo, enredo, lío, dilema, contrariedad, inconveniente y obstáculo. Y además: aprieto, trance, problema, peligro, brete, compromiso, embrollo, duda, atasco, engorro, atranco, laberinto, tropiezo y conflicto. 

 

También el DRAE incluye la acepción de atolladero como “lugar donde se producen atascos”, que entronca con su acepción original de atascadero, “lodazal o sitio donde se atascaban los carruajes, las caballerías o las personas”.

 

Y es que la voz atolladero procede de tollo, “lodazal, hoyo o charco formado por el agua de lluvia”, que recogía la Academia ya en 1925. En suma, estar en el atolladero es estar metido en el barro hasta las orejas.

Etiquetas: culturacuriosidadesfrases

Continúa leyendo

COMENTARIOS