¿Cuánto tiempo dura un eco?

Un eco es, simplemente, el efecto de la reflexión de una onda sonora.

Lo podemos experimentar en una nave industrial, en una calle o, como suele ser habitual, durante una excursión por la montaña. Sea como fuere, el tiempo que vamos a tardar en escucharlo va a depender, obviamente, de la distancia a la que se halla el obstáculo que va a reflejar nuestro grito. Cuanto más lejos esté, más tiempo necesitará el sonido en recorrer la distancia de ida y vuelta y, por tanto, más tiempo también vamos a tardar en escuchar ese “¡Hola!”. 

 

Ahora bien, existe una distancia mínima a la que debemos encontrarnos para que se produzca el eco. No tiene que ver con la física del sonido, sino con la fisiología de nuestro oído: somos incapaces de distinguir dos sonidos si la diferencia de tiempo de llegada entre uno y otro no es mayor de 50 milisegundos. Más concretamente, el cerebro necesita un intervalo de tiempo de 0,1 segundos para discernir entre dos sonidos musicales y de 0,067 si se trata de dos sonidos secos, como una palabra o un aplauso. Esto quiere decir que no escucharemos eco si la distancia a la que estamos del objeto es menor de 17 metros, pues en este caso solo percibimos una molesta reverberación, la pesadilla de quienes diseñan auditorios y salas de concierto. 

 

Por otro lado, la duración de un eco, esto es, el tiempo que vamos a poder escucharlo, depende de dos variables: el número de reflexiones que se produzcan y el decaimiento natural de la intensidad sonora. Si hay diferentes obstáculos situados a distintas distancias, vamos a poder escuchar varios ecos e, incluso, ecos del eco. Eso sí, debemos tener unos potentes pulmones, porque la intensidad del sonido cae seis decibelios si duplicamos la distancia: un eco contra una montaña situada a 800 metros es seis decibelios más débil que si estuviera a 400 metros.

Etiquetas: curiosidades

Continúa leyendo

COMENTARIOS