¿Cómo nadan los elefantes?

Estos cuadrúpedos de cinco toneladas no se defienden nada mal bajo el agua. De hecho, nadan con gran habilidad, impulsándose con sus extremidades, que mueven una tras otra de forma acompasada.

 

Así, pueden recorrer grandes distancias. Es más, si existe suficiente profundidad, se sumergen por completo y utilizan la trompa como un tubo de buceo. Por ejemplo, aunque resulta infrecuente ver a un elefante zambullirse en el mar, hace unas décadas se utilizaron varios ejemplares asiáticos para llevar cargas entre algunas islas del archipiélago de Andamán, en el golfo de Bengala.



Según John B. West, profesor de Medicina y Fisiología en la Universidad de California, en San Diego, a diferencia de otros mamíferos terrestres, los elefantes pueden permanecer en esa posición mucho tiempo, pues en vez de delicadas membranas pleurales cuentan con un denso tejido conectivo.

 

De esta forma, lidian más fácilmente con los cambios de presión. Ann Gaeth, investigadora del Departamento de Zoología de la Universidad de Melbourne, en Australia, halló una pista que explicaría la afinidad de estos proboscidios por el agua. Gaeth encontró en el sistema renal de los embriones de estos paquidermos un conducto característico de los animales acuáticos pero inexistente en los mamíferos vivíparos.

 

En 2008, un equipo de expertos de las universidades de Oxford, en Inglaterra, y de Stony Brook, en Nueva York, aportó otra pieza que conecta a los elefantes con los entornos húmedos. Y es que, en su opinión, estos han evolucionado a partir del Moeritherium, un mamífero parecido a un tapir que ya llevaba una vida semiacuática hace 37 millones de años.

 

 

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS