¿Cómo se produce la momificación natural de un cuerpo?

Estas son las condiciones naturales que deben darse para que un cuerpo se torne en momia.

Para cualquiera de nosotros, hablar de momias significa una gran cantidad de trabajo y esfuerzo por parte de los “momificadores” egipcios: hay que extraer con cuidado los órganos y desecarlos, cubrir el cuerpo con sal, esperar cuarenta días… Sin embargo, la naturaleza es más expeditiva. Solo hacen falta unas condiciones extremas de frío, salinidad, acidez o aridez: con una buena combinación de estos ingredientes se puede conseguir una momificación natural. Y, aunque imaginemos que esta solo se da en ambientes secos, también se produce en pantanos.

 

En los pantanos de esfagno –musgo que almacena agua en su interior hasta veinte veces su peso en seco– del norte de Europa se han hallado cuerpos momificados de la Edad de Hierro. Allí el agua es muy ácida, y reinan las bajas temperaturas y la ausencia de oxígeno. En este caso, la piel se conserva, aunque oscurecida, y los huesos desaparecen, porque el ácido los disuelve.

Etiquetas: curiosidadesmomiasmomias egipciasnaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS