¿Cómo funcionan las mantas térmicas?

Las características mantas plateadas y doradas de las emergencias conservan el calor del cuerpo humano... y protegen a las naves espaciales.

También llamadas Sirius en España, las mantas térmicas de las emergencias constituyen un medio eficaz de mantener la temperatura de la víctima y protegerla contra los elementos. El llamativo brillo metálico de estas láminas plásticas tiene una explicación: cuando se coloca la cara plateada hacia adentro (dejando visible la parte dorada), la manta retiene el calor corporal hasta un 85%; puesta al contrario, la faz reflectante de aluminio rechazará la radiación infrarroja de los rayos solares, por ejemplo. Por eso se tapan con ellas también los corredores de maratón cuando finalizan la prueba, con el fin de evitar la hipotermia que pueden sufrir al detenerse de repente. Además, las mantas térmicas son muy ligeras, flexibles, fáciles de transportar en un espacio reducido, impermeables y resistentes al viento.

Como sabrán los aficionados a la exploración astronómica, este tipo de coberturas son asimismo utilizadas de forma habitual en satélites, naves, telescopios y sondas para preservarlos de las radiaciones y conservar su calor frente a las condiciones extremas del espacio. De hecho fueron inventados por ingenieros de la NASA en 1964. Normalmente, se fabrican con poliamidas, un tipo de polímeros ultrarresistentes capaces de soportar temperaturas de entre -260 y 480 grados centígrados.

“Son tan importantes para las naves como la ropa para las personas”, ha declarado Mike Weiss, de la NASA, uno de los ingenieros principales del Hubble. Precisamente, uno de los objetivos básicos de las misiones de reparación y mantenimiento de este telescopio espacial, realizadas por astronautas, ha sido reponer su recubrimiento de mantas térmicas.

Etiquetas: astronomíamaterialessaludtecnología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS