Pequeños rincones de verano

Las vacaciones son para desconectar, y muchas veces no hay que irse muy lejos para descubrir lugares llenos de encanto y cumplir el objetivo del verano: relajarse y descansar.

Arteixo

A 15 kilómetros de La Coruña, esta localidad costera es famosa por su balneario, cuyas aguas tienen muchas propiedades beneficiosas para la salud. Además, si te atreves con las temperaturas del agua, podrás disfrutar del baño en sus idílicas playas. Las más conocidas son las de Barrañán y O Reiro. Y, si te gusta el nudismo, puedes ir a As Combouzas.

Lo mejor de todo es que hay una ruta que conecta siete de las nueve playas del municipio, por lo que un buen plan es organizar un día de senderismo para conocerlas todas. Weekendesk te ofrece la oportunidad perfecta para hacer una escapada a este encantador rincón.

 

Castillo del Buen Amor

A medio camino entre Salamanca y Zamora, este hotel encantador fue originariamente una fortaleza militar. Las habitaciones y el entorno han sido restaurados conservando la arquitectura original, y como consecuencia el viajero puede disfrutar de una experiencia única.

Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1931, y no es para menos: su arquitectura es única en España, así como su Torre del Homenaje, donde hoy se encuentra la Suite Imperial, una de las habitaciones más lujosas del hotel. 

Spa en Sigüenza

Sigüenza se encuentra al norte de la provincia de Guadalajara, y debido a su extenso patrimonio fue declarada Conjunto Histórico-Artístico. Su cercanía a la capital le hace un destino perfecto para escapar del calor madrileño.

Si bien su faceta como ciudad monumental es bien conocida, se debe destacar también el entorno natural que rodea Sigüenza, ya que en la comarca hay tres espacios naturales protegidos: el Parque Natural de Río Dulce, el Lugar de Interés Comunitario del Río Salado y la Microrreserva de los Saladares del Río Salado. Se trata de enclaves perfectos para hacer turismo de naturaleza y observas aves como el águila perdicera, el alimoche o el búho real. Y, para descansar después de la caminata, en Weekendesk te proponen unas mini vacaciones con spa incluido.

 

Sierra de Aracena

Este bellísimo parque natural situado al norte de la provincia de Huelva es un lugar perfecto para hacer una pequeña escapada este verano. Y es que, aunque Andalucía suene a calor y sequía, la norma no se cumple en la Sierra de Aracena: su orientación hace que las precipitaciones sean muy abundantes y permite crecer diversas especies de árboles características de zonas húmedas.   

Esta sierra es una de las áreas boscosas más frondosas y mejor conservadas del área mediterránea, y si la visitas podrás hacer excursiones por sus bosques de alcornoques, pasear por sus pueblecitos y disfrutar de la gastronomía de la zona, famosa por el jamón serrano.

Playas perdidas en Roses

¿Qué mejor para pasar unos días aislado del mundanal ruido que una cala escondida por la Costa Brava? Del pueblo de Roses sale una pequeña carretera costera llena de accesos a pequeñas playas de aguas cristalinas. Para llegar a muchas de ellas tendrás que andar, pero la recompensa es acceder a rincones alejados de las multitudes que se agolpan en otras playas más asequibles de la costa.

Las calas se encuentran en el Parque Natural del Cap de Creus, con su vegetación natural, típicamente mediterránea, muy bien conservada. Además, te recomendamos llevar gafas de bucear y descubrir la fauna y flora autóctona mientras nadas en sus aguas cristalinas. 

Conoce más destinos y oportunidades de viaje en Weekendesk

 

 

Etiquetas: verano

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS