Diez lecturas recomendadas para el Año de Darwin

ldarwin1 ldarwin2
ldarwin3 ldarwin4
ldarwin5 ldarwin6
ldarwin7 ldarwin8
ldarwin9 ldarwin10
Sobre la teoría de la evolución han corrido y siguen corriendo ríos de tinta. Sin embargo, no se sabe demasiado sobre el hombre que la formuló. Una buena forma de introducirse en el factor humano de Charles Darwin es acudir a lo que él escribió de sí mismo. Su Autobiografía (Belacqva, 15 euros) resulta una apasionante inmersión en su vida cotidiana, ya que se trata de unas memorias escritas para sus hijos sin pensar que acabarían siendo publicadas y ofrecen una visión muy reveladora de un hombre que buscaba el conocimiento antes que cualquier forma de reconocimiento social.

Por su parte, el periodista y divulgador norteamericano David Quammen traza en El remiso Mr. Darwin (Antoni Bosch, 21,50 euros) un retrato íntimo del gran científico inglés y del conflicto interior que vivió desde que descubrió los mecanismos de la evolución hasta que se decidió a publicarlos. A partir de los cuadernos secretos de Darwin sobre la transmutación y de su correspondencia personal, Quanmen desenreda el hilo de la madeja de su pensamiento y la cautela que animó cada paso en el desarrollo de su revolucionaria teoría, así como las reacciones de sus colegas.

Nada de todo eso hubiera sido posible sin el hecho que marcó la juventud de Darwin y que cambió de forma total sus ideas posteriores: la expedición a bordo del Beagle. El Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo (Espasa, 19,50 euros) recoge las impresiones sobre las nuevas tierras que conoció en su expedición por América del Sur, Australia y las Islas Galápagos y que le llevaron a escribir El origen de las especies. En esta particular bitácora, Darwin describe numerosos animales y plantas desconocidos hasta el momento, dando pruebas de las dotes de observación y análisis que le llevaron al descubrimiento de la evolución.

Dejando de lado al hombre y centrándonos en su obra, sorprende que de los 17 libros publicados en vida por Charles Darwin, sólo cinco habían sido traducidos al español hasta hace apenas dos años. Para llenar ese vacío, la editorial Laetoli ha emprendido una colección que bajo el título de La Biblioteca Darwin y dirigida por el profesor de la Universidad de Valencia Martí Domínguez está vertiendo todos sus títulos al castellano. Se puede empezar por La fecundación de las orquídeas (Laetoli, 19 euros), plantas hacia las que el biólogo inglés dirigió su mirada tras la publicación de El origen de las especies y que le ayudaron a profundizar en los mecanismos de la selección natural.

¿Qué queda de Darwin hoy? El doctor en filosofía de la ciencia John Dupré explica con lenguaje claro y ameno en El legado de Darwin (Katz Ed., 17 euros) el alcance y los límites de la teoría darwiniana: los postulados de la evolución, sus controversias, los argumentos e incongruencias del llamado diseño inteligente, el determinismo biológico y todo lo que para la ciencia actual sigue vigente del biólogo británico.

Las ideas de Darwin también sobrevuelan toda la obra del español Francisco J. Ayala, divulgador, biólogo y miembro de la Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos. En Darwin y el diseño inteligente: creacionismo, cristiano y evolución (Alianza Editorial, 16,50 euros) se mete de lleno en la polémica entre darwinismo y creacionismo con talante conciliador. Según Ayala, la fe religiosa no entra en conflicto con la teoría de la selección natural porque intentan explicar ámbitos distintos: los mecanismos de la naturaleza y el sentido de la vida.

El periodista de El País Javier Sampedro declara sus intenciones desde el título de su libro Deconstruyendo a Darwin: Los enigmas de la evolución a la luz de la nueva genética, que ha sido relanzado recientemente en edición de bolsillo (Editorial Crítica, 11,95 euros). El lector encontrará una síntesis nada aburrida de los últimos hallazgos de la biología, que está viviendo su edad de oro con los avances en la descodificación del ADN, clave de bóveda para explicar la evolución que desgraciadamente no tuvo ocasión de conocer el naturalista inglés.

La importancia del autor de El origen de las especies puede medirse no sólo por la ingente literatura científica generada en torno a su vida y obra, sino también por su impacto en la cultura popular, que no es pequeño. El segundo bicentenario de su nacimiento es una excusa ideal para acercar su figura a los más jóvenes, quienes pueden empezar con libros especialmente pensados para ellos como Darwin el viajero, de Nicolás Cuvi (El Rompecabezas, 8,50 euros), o El viaje de la evolución (Anaya, 9,50 euros), que se fijan en las andanzas del niño y el joven Charles, respectivamente.

Y, por último, una curiosidad: ¿Juega Darwin a los dados? (Nivola Libros, 19,90 euros), de Rafael Loahoz Beltra, un libro-CD que permite simular en la pantalla de nuestro ordenador el proceso de adaptación, lucha por la existencia, reproducción y extinción que rige la historia de la vida en nuestro planeta y que sólo empezó a comprenderse desde que el gran Charles Darwin nos abriera los ojos hace 150 años.

Por Pablo Colado y Luis Otero
SUBIR
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.